Lipoaspiración: cómo ...

... recuperarse correctamente - Dr. Juan Francisco Recalde – Esp. en Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética

La lipoaspiración es un procedimiento que ayuda a deshacerse de la grasa que se encuentra localizada en el abdomen y muslos. Pero no quiere decir que con retirar aquella grasa se lucirá la figura soñada automáticamente. Al contrario, si se desea mejorar y adelantar los resultados, evitando complicaciones, en el posoperatorio está la clave. Se requieren tratamientos efectivos que ayudarán a mejorar no solo la estética, sino también las condiciones de su salud.

Qué ocurre con la piel luego de la lipoaspiración

Después de la intervención, la piel debe retraerse y adaptarse a la nueva disminución de volumen, ya que ha quedado separada del tejido subcutáneo por la extracción de la grasa que se encontraba allí alojada. En este momento se comienzan a crear nuevas fibras de colágeno para anclar la piel en su sitio, y comienza la regeneración de los capilares destruidos.

El tratamiento de fisioterapia

  • Drenaje linfático durante las 2 primeras semanas, preferiblemente diario, al menos la primera semana.
  • A partir de este momento, dependiendo del estado del tejido, se combinará con un masaje algo más intenso, de tipo circulatorio, principalmente si la cirugía ha sido en las piernas. Poco a poco, el drenaje tendrá la finalidad de actuar sobre capas más profundas.
  • En caso de aparición de pequeñas zonas endurecidas en el tejido, se combinan técnicas de inducción miofascial y ultrasonidos.

Beneficios del drenaje linfático manual

  • Logra equilibrar la cantidad de líquido de nuestro organismo.
  • Ayuda a prevenir y sanar la mala circulación, piernas cansadas y celulitis.
  • Purifica al cuerpo de aquellas toxinas y sustancias que no aportan nada.
  • Por sus efectos, se mejora el sistema inmunológico, se fortalece.
  • Es una opción cuando se busca mejorar hematomas o traumatismos tras una operación.
  • Tiene una participación importante en los músculos, y más si éstos padecen de dolores u otro tipo de molestia. Si practica deportes o ejercicio, los músculos lucirán más perfilados.

Ultrasonido

Lipoaspiración: cómo recuperarse correctamente

Actuará sobre la inflamación, ayudando al organismo al reestablecimiento de los tejidos dañados, favoreciendo la reabsorción del edema y facilitando la cohesión entre la piel y tejidos subcutáneos. Los ultrasonidos tienen como principales efectos: mejorar la capacidad de regeneración celular, aumentar la circulación linfática, mejorar la reabsorción del edema, efecto antiinflamatorio y de relajación muscular. Será también de gran ayuda a la hora de tratar las pequeñas fibrosis que puedan darse después de una intervención de liposucción.

Los resultados

La reducción de volumen comenzará a ser especialmente evidente pasados los primeros 15 días, después del primer mes tendrá una idea aproximada del resultado de la operación, pero no es hasta pasados los 6 meses a 1 año cuando se verá el resultado final de la intervención.

Recomendaciones

  • Utilizar medias de compresión o una faja específica para este tipo de intervenciones, durante aproximadamente 1 mes.
  • Evitar estar sentado o de pie durante mucho tiempo
  • Caminar aproximadamente 1 hora diaria en períodos de 20 a 30 minutos, sobre todo si la cirugía ha sido en las piernas, y descansar durante los ratos de ocio con ellas elevadas.
  • No se deben realizar ejercicios de salto como correr, equitación, aerobic, hasta que lo indique el cirujano.
  • El hematoma tras la operación suele durar 2 o 3 semanas. No se podrá tomar sol hasta que desaparezcan.
  • El edema se irá reabsorbiendo con el tiempo, ayudado por los masajes de drenaje linfático manual.
  • Mantener una dieta equilibrada y realizar actividad física constante, ya que la liposucción no es definitiva. Los adipocitos se siguen regenerando, y volverán a acumular energía en forma de grasa si se ingieren muchas más calorías que las gastadas.
Seguinos en Facebook

revista