¿Cuántas limpiezas ...

... dentales necesita al año? - Dra. Rocío Distéfano - Odontóloga »

La salud de sus dientes y sus encías depende de sus buenos hábitos de alimentación, cepillados diarios, el uso del hilo dental, así como de visitas frecuentes al dentista para una revisión del estado de su boca y una limpieza profesional. ¿Se ha preguntado con cuánta frecuencia necesita estas limpiezas?. Hay varios factores que influyen para determinar si necesita ir una vez al año, dos o incluso más seguido.

¿Cuándo fue la última vez que visitó el consultorio de su dentista? Quizá, le sugirió que regresara en seis meses para otra limpieza, ésta es una recomendación común entre los odontólogos e higienistas y que ha prevalecido durante décadas.

Sin embargo, un estudio realizado en la Universidad de Michigan, publicado en el medio Journal of Dental Research, afirma que no existe evidencia que sustente esta recomendación. Después de analizar y seguir los casos de más de 5,100 adultos quienes visitaban al dentista regularmente durante 16 años seguidos, los investigadores llegaron a la conclusión de que la mayoría de las personas no necesita más de una visita anual al dentista, a no ser que tengan factores de riesgo, como fumar, padecer de diabetes o que tengan alguna predisposición genética a enfermedades de las encías.

Entonces, ¿quién tiene la razón? No tiene por qué confundirse. Cada persona y cada paciente es un mundo aparte, por lo que la necesidad de visitar al dentista con una frecuencia determinada depende, en gran medida, de sus hábitos de limpieza dental, su alimentación, su estilo de vida y hasta de la edad de la persona.

¿De dónde surgió la recomendación de dos visitas al odontólogo al año? Se tomó como base a una persona “promedio”. Bajo esta categoría estarían incluidas las personas de mediana edad, que no son fumadoras, se cepillan los dientes dos veces al día y no consumen demasiados alimentos ricos en azúcar. Estas personas, en un período de seis meses, ya han acumulado suficiente sarro como para necesitar una limpieza para eliminarlo y así proteger la salud de su dentadura y de sus encías.

Es cierto que existen personas que podrían espaciar mucho más las limpiezas, pero este grupo es mucho más reducido que el anterior. Por lo general, los que pueden esperar un año entre una limpieza profesional y otra son personas de 20 o 30 años de edad, que llevan una dieta extremadamente sana y balanceada y, que además del cepillado a conciencia, usan el hilo dental diariamente.

¿Cumple con todos esos requisitos? Felicidades si su respuesta es sí, pero la gran mayoría no tiene ni la disciplina ni la constancia de este grupo en particular, por lo que definitivamente se beneficiaría de dos limpiezas anuales para suplir las consecuencias de las deficiencias de su limpieza y de su alimentación.

¿Cuántas limpiezas dentales necesita al año?

Si dos limpiezas le parecen excesivas, le comento que hay personas que necesitan incluso muchas más. Entre ellas:

  • Las personas que consumen alimentos y bebidas azucaradas frecuentemente
  • Las personas que toman medicamentos que resecan la boca (la escasez de sali-va promueve la proliferación de las bacterias que dañan las encías, los dientes y los huesos de la mandíbula)
  • Las personas de mediana edad en adelante. A medida que avanzamos en edad, se van acumulando los problemas causados por los hábitos de toda una vida, a la vez que van apareciendo otras condiciones que pueden afectar la salud de la boca.
  • Las personas con poco espacio en la boca, con dientes montados lo que les dificulta la limpieza a fondo o pasar el hilo dental.

Como ve, hay muchos factores que influyen en el número de limpiezas que se necesitan. Siga las recomendaciones de la Asociación Dental Americana (ADA por sus siglas en inglés), que sugiere una visita al odontólogo al menos una vez al año. No espere más de eso, ya que a partir de los dieciocho meses sin una limpieza profesional, aumenta el riesgo de pérdida ósea (de hueso) y el riesgo para el desarrollo de enfermedades de las encías. Mi consejo es que mantenga buenos hábitos de limpieza, elimine la mayor cantidad de azúcar de su dieta y siga las instrucciones de su higienista y de su odontólogo, que conocen su caso y pueden evaluar exactamente lo más conveniente para mantener la salud de su boca.

Seguinos en Facebook

revista