La importancia de ...

... poner límites a los hijos - Lic. Natacha Golabek – Psicóloga clínica »

Varias veces hablamos de límites… ¿pero verdaderamente comprendemos su significado?.

Al hablar de límites en la educación de los hijos, nos referimos a marcar un punto que sirva como guía y que indique hasta dónde puede llegar algún comportamiento o situación.

¿Cree usted que al decir la palabra “NO” o marcar pautas o normas para una mejor convivencia en el hogar es sinónimo de “no amar”?.

De generación en generación, en la mayoría de los núcleos familiares se ha inculcado el uso y respeto hacia las normas de conducta dentro y fuera del hogar. Esto siempre fue así, bajo la influencia del respeto mutuo, de determinados factores sociales y de la necesidad de fijar límites, para así promover una actitud responsable y adaptada a las normas de convivencia de la sociedad.

¿Por qué últimamente se está restando méritos a este modelo de aprendizaje?. ¿Qué está provocando que en ciertos núcleos familiares exista una carencia de estas normas?.

La importancia de poner límites a los hijos

Existen varios factores; con el correr de los años y la modernización de la sociedad, la comunicación en las familias se vuelve “pobre” y el tiempo que pasamos en el hogar se vuelve excaso. Cabe destacar también, la existencia de un modelo educativo permisivo que últimamente es adoptado por muchas familias, en donde los padres ejercen un control excaso o inexistente sobre sus hijos, tratándolos como iguales. También, en ocasiones resulta más cómodo consentir: se evitan berrinches y discusiones (con los hijos y entre los padres).

¿Le parece que un niño sin límites que no respeta las normas de convivencia y no colabora con las tareas en el hogar podrá desenvolverse sin problemas en la sociedad?. Constantemente vemos que se esfuman los valores y crecen los placeres materiales y fugaces en la sociedad y, contra esto, los límites brindan protección a los hijos. A veces, causa temor o por otra razón cuesta establecerlos, pero es necesario.

Recuerde que: los padres deben estar presentes y disponibles porque son los primeros responsables en la educación de sus hijos. No delegue esta tarea a otras personas.

Ayude a sus hijos a ser personas reflexivas que sepan respetar, amar, valorar y cuidar todo aquello que les rodea; a desarrollar una postura íntegra que les permita obrar con acierto a la hora de tomar decisiones y perfeccionarse como personas en la búsqueda del bien y la verdad, camino indiscutido de la felicidad y el éxito en la vida que tanto queremos para ellos.

Seguinos en Facebook

revista