¿Cómo se realiza un lifting

... facial en la actualidad? - DR. JUAN FRANCISCO RECALDE – CIRUJANO PLÁSTICO »

¿DÓNDE TODAS LAS OPERACIONES SON MENOS INVASIVAS?

El término lifting facial se refiere a una amplia variedad de técnicas quirúrgicas para levantar las estructuras faciales que han descendido.Técnicamente se conoce como ritidectomía.Consiste en despegar la piel de sus tejidos subyacentes, estirar y colocarla a una tensión y dirección adecuada, eliminar la flacidez, tensando la musculatura y tejidos profundos en dirección vertical, reducir los surcos prominentes y extirpar el exceso de piel sobrante.

Los signos de envejecimiento facial suelen ser progresivos. Se inician en la zona periocular (alrededor de los ojos) y van descendiendo paulatinamente, pasando por las distintas regiones de la cara, hasta alcanzar el cuello. Esto implica que el proceso quirúrgico, incluyendo la ubicación de las cicatrices, varíe en función de las áreas de la cara que se quieren corregir. La mejoría y duración de los efectos de esta intervención, dependen de la calidad y consistencia de la piel, la estructura ósea y muscular de la cara.

El cirujano plástico actualizado en las técnicas más modernas, puede ofrecer resultados muy naturales y ya no con ese aspecto que a muchos asustaba y hacía desistir de hacerse esta cirugía.

El llamado “lifting clásico”, se basaba en estirar la piel hacia arriba y lateralmente, tratando de levantar los tejidos más profundos, gracias a la tensión del estiramiento lateral. El paciente literalmente era tan “estirado”, que terminaba cambiando su fisonomía hasta el punto que podía resultar otro rostro diferente al suyo.

Se ha visto que el proceso de envejecimiento principalmente se produce por una absorción de la grasa facial, encargada de mantener tensa la piel y la musculatura superficial. Esa pérdida de grasa produce un aflojamiento y descenso de las estructuras superficiales, exagerándose los surcos, los excesos aparentes de piel, apareciendo las bolsas palpebrales y potenciando las arrugas. En las personas con sobrepeso y cara redonda es más difícil ver estos cambios, justamente por la presencia de esta grasa facial.

Lifting Facial

El principal objetivo en el “lifting moderno”, es reposicionar verticalmente los tejidos que están debajo de la piel, los volúmenes perdidos, a veces injertando grasa en donde se necesite, estirar piel lo mínimo indispensable en la cara, un poco más en el cuello y lograr un aspecto natural y reconfortante. Con esto, se evita el aspecto de cara estirada, se evitan las cicatrices evidentes al tensar demasiado la piel y se consigue dar un aspecto de verdadero rejuvenecimiento y no de estiramiento lateral.

La localización de los cortes varía de acuerdo a las zonas que queremos tratar y deben ser analizadas y explicadas previamente. La incisión que habitualmente comienza en la zona de las sienes (por dentro o delante de la línea del pelo), se extiende al interior de las líneas naturales que existen en la oreja y continúa alrededor del lóbulo, da la vuelta pasando por detrás de la misma y se dirige al cuero cabelludo por detrás o delante de la línea del pelo. De esta manera las cicatrices quedan perfectamente camufladas o fácilmente escondidas con el peinado. Cuando el cuello necesita un tratamiento especial, es necesario realizar una incisión justo debajo del mentón. Frecuentemente se realiza sin la necesidad de internarse, pero ciertos cirujanos podrán hospitalizar a los pacientes por un día, cuando utilizan anestesia general. La mayoría de las ritidectomías se realizan con anestesia local, combinada con un sedante que hace que el paciente se relaje un poco. El paciente estará semidespierto pero relajado y su cara será insensible al dolor. Algunos cirujanos, o a veces el propio paciente, prefieren la anestesia general o inclusive la local pero con una sedación más profunda. En ese caso, el paciente duerme a lo largo de la operación, y probablemente necesitará permanecer un día o dos en el hospital o sanatorio.

En la actualidad, los procedimientos son mínimamente invasivos, con períodos de recuperación muy cortos y produciendo un mínimo traumatismo. Después de unas horas de recuperación en la habitación, y de acuerdo al protocolo de cirugía plástica ambulatoria, el paciente puede regresar a la casa con las recetas e instrucciones post operatorias. La mayoría de los pacientes describen el período de recuperación de una cirugía de lifting como bastante fácil y sin dolor.

Seguinos en Facebook

revista