Lesión medular ...

... Lic. Mara Puerto – Kinesióloga y Fisioterapeuta »

El término «lesión medular» hace referencia a los daños sufridos en la médula espinal a consecuencia de un traumatismo (por ejemplo, un accidente de tránsito) o de una enfermedad o degeneración (por ejemplo, el cáncer). Hasta un 90% de esos casos se deben a causas traumáticas, aunque la proporción de lesiones medulares de origen no traumático parece ir en aumento.

Los síntomas, que dependen de la gravedad de la lesión y su localización en la médula espinal, pueden incluir la pérdida parcial o completa de la sensibilidad o del control motor en brazos o piernas e incluso en todo el cuerpo. Las lesiones medulares más graves afectan a los sistemas de regulación del intestino, la vejiga, la respiración, el ritmo cardíaco y la tensión arterial. La mayoría de las personas con lesiones medulares sufren dolor crónico.

El objetivo principal del tratamiento fisioterapéutico en los lesionados medulares, es conseguir el grado máximo de independencia y bienestar. Al igual que en el cerebro, en la médula espinal se ha demostrado la existencia de una capacidad plástica. Gracias a ésta, cuando se produce un daño, hay posibilidad de regeneración y recuperación.

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES MEDULARES SEGÚN EL NIVEL

  • Tetraplejia: La lesión se produce en los segmentos cervicales de la médula espinal. Este daño compromete a extremidades superiores, tronco, extremidades inferiores y órganos pélvicos. Si el compromiso es superior, el individuo no puede respirar por sí mismo.
  • Paraplejia: La parálisis afecta a las extremidades inferiores. La lesión ocurre por debajo de los segmentos cervicales. Esta denominación es común para la afectación de los segmentos dorsales, lumbares y sacros, dependiendo del nivel de lesión se verán afectados tronco, extremidades inferiores y órganos pélvicos.

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES MEDULARES SEGÚN EXTENSIÓN

  • Completa: la lesión afecta totalmente a la médula.
  • Incompleta: se trata de una lesión parcial de la médula y una porción medular indemne. Estos pacientes reciben el nombre de tetraparésicos o paraparésicos, se caracterizan porque una parte de su médula, por debajo de la lesión, presenta algún grado de conexión con el cerebro.
  • Algunas personas con una lesión incompleta pueden tener mucha sensación pero poco movimiento. Otros pueden tener algo de movimiento y muy poca sensación. Las lesiones parciales espinales, varían de una persona a otra debido a que diferentes fibras nerviosas son dañadas en el cordón espinal de cada persona.

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES MEDULARES SEGÚN LOS SÍNTOMAS

  • Espástica: se caracteriza porque los músculos del paciente, por debajo de la lesión, presentan un estado de rigidez y de difícil movilización. Los estímulos en la región corporal, correspondiente a la parte inferior a la lesión, obtienen una respuesta de movimientos reflejos desordenados.
  • Flácida: Los pacientes presentan los músculos blandos y sin dificultad para su movilización, por debajo de la lesión. Con el tiempo se va produciendo cierto grado de atrofia, lo que le confiere un aspecto de delgadez de las zonas afectadas.

POSIBLES COMPLICACIONES

Lesión medular

Las personas que sobreviven a una lesión de la médula espinal tienen una probabilidad muy grande de sufrir complicaciones médicas en aspectos como, la respiración y las complicaciones, principalmente a consecuencia de la neumonía, son la causa principal de muerte, además pueden tener inestabilidad de la presión arterial, arritmias cardíacas y coágulos sanguíneos; espasmos, ya que la información proveniente del cerebro ya no puede regular la actividad; pueden ocurrir quemaduras por la falta de sensibilidad, dolor neurógeno, problemas intestinales y de la vejiga, mayor impacto en la función sexual y reproductiva de los hombres que en la de las mujeres.

TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN

Para que la recuperación física alcance su máximo nivel, el proceso rehabilitador deberá ser guiado por un profesional especializado.

Los pilares del tratamiento son:

  • Cinesiterapia: Es la terapia del movimiento, sumamente útil en estos casos.
  • Entrenamiento en AVD (Actividades de la vida diaria): Enseñar al paciente técnicas de aseo personal de acuerdo a sus capacidades, vestirse solo o lo más independiente que se pueda, dar terapia manual para mejorar la funcionalidad de la mano, dedos y la función de pinza que será necesaria para realizar diversas tareas.
  • Hidroterapia: Es muy beneficiosa para lograr muchos objetivos, ya que al paciente se le facilitará el movimiento y se entrenará la función respiratoria al sumergirse y salir del agua.
  • Fisioterapia respiratoria: Para lograr buena permeabilización de las vías aéreas para realizar los ejercicios con mayor confort ventilatorio, facilitar la expulsión de secreciones, disminuir la fatiga y la debilidad muscular respiratorias.
Seguinos en Facebook

revista