Lactancia materna ...

... y la importancia de la nutrición temprana - Lic. María de los Ángeles Acosta Faranda - Jefa del Programa Nacional de Lactancia Materna (MSPBS) »

El crecimiento y desarrollo saludable del individuo depende de manera directa de una alimentación y nutrición óptima en las primeras etapas de la vida, por lo que una baja o deficiente calidad en la alimentación desde el período gestacional como en los primeros dos años de vida influyen de manera directa en el desarrollo infantil como así también en edades posteriores de la infancia.

La nutrición temprana tiene efectos a corto plazo como aquellos sobre desarrollo cerebral, sobre el crecimiento corporal en general, de la masa muscular, composición corporal y sobre la programación metabólica de la glucosa, lípidos, proteínas, hormonas, receptores y genes. A largo plazo, los beneficios que se pueden destacar son los relacionados con la capacidad cognitiva y con el rendimiento escolar, con las capacidades inmunológicas y la capacidad de trabajo físico y con la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles.

El período que comprende desde el embarazo hasta los 24 meses de edad es el momento crucial para proporcionar intervenciones relativas a la nutrición, ya que si no se proporcionan a los niños y niñas intervenciones nutricionales eficaces en esta etapa, éstos podrían sufrir daños irreversibles que afecten su vida adulta y tener consecuencias en las siguientes generaciones.

Entre las intervenciones reconocidas mundialmente que han demostrado ser efectivas con un mayor potencial de impacto en la prevención de la morbi-mortalidad infantil y de bajo costo para la salud pública se destacan:

  • El clampeo o pinzamiento oportuno del cordón umbilical.
  • El contacto piel a piel.
  • Y la lactancia materna precoz dentro de la primera hora después del parto.

DESTAQUE. Es en el inicio de la vida en que los patrones psicológicos se instauran, las primeras sensaciones, la primera mirada al mundo, quedarán marcadas por siempre en el cerebro del recién nacido.

Lactancia materna y la importancia de la nutrición temprana

Gracias al pinzamiento o clampeo oportuno del cordón umbilical pasa suficiente cantidad de sangre materna al recién nacido para aumentar sus reservas de hierro a casi el doble a los 6 meses de vida. Así, una actividad que dura pocos minutos tiene una repercusión de vital importancia en el desarrollo del niño porque previene la aparición de anemia. El clampeo oportuno del cordón es una estrategia sencilla que puede mejorar el coeficiente intelectual, el desarrollo cognoscitivo, las habilidades del lenguaje y matemáticas de los niños. Tiene otras ventajas como menor necesidad de transfusiones y compra de medicamentos, disminución de la dificultad respiratoria y de hemorragias, menor tiempo de hospitalización.

Luego del nacimiento, el bebé pasa de un estado de alerta que dura entre 40 a 60 minutos, este lapso de tiempo debe ser aprovechado por el personal de salud para promover la interrelación entre la madre y su bebé mediante el apego inmediato y la lactancia precoz.

Mediante la lactancia precoz y el contacto piel con piel se fortalece el vínculo entre la madre y el bebé que se traduce en un embelesamiento de la madre por su hijo y la sensación de seguridad, calor y amor que siente el bebé.

DESTAQUE. La lactancia durante la primera hora de vida estimula la producción de leche y favorece que en lo posterior la madre dé lactancia a su hijo en forma exclusiva hasta los 6 meses y complementariamente hasta los 2 años.

Se sabe que dentro del primer día de vida es dónde ocurren el mayor número de muertes, así mismo el riesgo de morir por infecciones en niños no amamantados es de 5,8 veces más, frente a los niños amamantados. Además existen evidencias que señalan que sólo la lactancia materna contribuye a disminuir en 13% las muertes.

TERRIBLE: En Paraguay solo 13 de cada 100 mamás alimentan a sus hijos menores de 6 meses exclusivamente con leche materna. Esta baja prevalencia se debe a: desconocimiento, carencia de un asesoramiento médico adecuado, falta de un entorno familiar colaborador, ausencia de condiciones laborales que posibiliten continuar con la lactancia en el trabajo, uso de leche de fórmula y a que 30% de las madres están desnutridas.

En tal sentido el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, viene desarrollando estrategias de promoción, protección y apoyo a la lactancia materna en diferentes niveles.

Entre las estrategias se destacan:

  • La Iniciativa Hospitales Amigos de la Niñez (IHAN).
  • La Red Amamanta Paraguay.

Las cuales se desarrollan en los niveles hospitalarios y de atención primaria respetivamente. Dichas estrategias integran una gama de servicios que promueven y apoyan aún más a la lactancia materna como son la Red de Bancos de Leche Humana, el método mamá y papá canguro y la Asistencia Neonatal Integral (ANI).

Por otra parte, también se realiza el Monitoreo del Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna y actualmente se encuentra en proceso una propuesta de Ley de Promoción, Protección y Apoyo a la Lactancia Materna.

Los esfuerzos realizados por el MSPBS deben indefectiblemente ser acompañados por los profesionales de la salud y la sociedad en general a través de mecanismos de difusión y concienciación, para lograr el impacto deseado sobre la base de que el amamantamiento no es exclusivamente instintivo, pero sí una combinación entre el aprendizaje y el instinto inherente. Esto no es aprendido solamente a partir de libros y textos, inconscientemente también se adquiere a través de la observación.

Beneficios de la lactancia materna para el bebé

La leche materna es, sin dudas, el mejor alimento infantil. El bebé no necesita nada más, ya que le aporta todas las vitaminas, las grasas y las proteínas que necesita en cantidad exacta, además lleva los anticuerpos de la madre, que ayudan a combatir las enfermedades. Si se realiza en la primera hora de vida disminuye en 20% la mortalidad neonatal.

La lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses es el alimento más nutritivo y completo para el bebé, fortalece el vínculo entre la madre y su hijo, previene enfermedades diarreicas y respiratorias, mejora el desarrollo neurológico del bebé, reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas más adelante en la vida, tales como la obesidad, colesterol alto, hipertensión, diabetes y leucemias infantiles.

Beneficios de la lactancia materna para la madre

La lactancia materna también contribuye a la salud de la madre inmediatamente después del parto, ya que ayuda a reducir el riesgo de hemorragia posparto, la madre pierde el peso ganado durante el embarazo más rápidamente y es más difícil que padezca anemia tras el parto. A largo plazo, reduce la diabetes tipo 2 y el cáncer de mama, de útero y de ovario, tienen menos riesgo de hipertensión, osteoporosis y depresión posparto.

Mentiras sobre la lactancia respecto a la producción de leche

- “Mi pecho es pequeño, puede que no tenga suficiente leche”.
Falso. El tamaño lo define la grasa, no los conductos que ‘fabrican’ leche.

- “Creo que mi leche es aguada y no alimenta”.
Falso. La leche de todas las madres alimenta. Cuando se inicia la toma, la primera leche tiene más cantidad de agua y azúcares. Después de un rato de succión y vaciado, se produce más.

- “Para tener más leche, tengo que beber mucha leche”.
Falso. La producción de leche aumenta o disminuye en función del vaciado del pecho, no de los alimentos que se toman.

“Hay que dar el pecho cada 3 horas, para dar tiempo a que 'se recargue'”.
Falso. Precisamente lo contrario. Para asegurar una adecuada producción y flujo de la leche durante los 6 meses de lactancia materna exclusiva, el lactante tiene que ser amamantado tan frecuentemente como él quiera.

“El estrés puede ‘cortar’ la leche”.
Falso. Al final, muchos miedos tienen la misma explicación y es que la producción de leche se mantiene mientras haya estimulación y vaciado de las mamas.

Mentiras sobre la suspensión de la lactancia materna

“Estar resfriada, tener la gripe o tomar medicamentos es incompatible con la lactancia”.
Falso. Ni hay que dejar de dar el pecho porque la madre tenga un resfriado o gripe ni tampoco si toma fármacos. Por la leche, transferimos defensas al niño/a que le protegen de la infección. En cuanto a los medicamentos, muchos más de los que pensamos pueden tomarse durante la lactancia.

“Vuelvo a tener la menstruación, el fin de la lactancia materna”.
Falso. La producción de leche se mantiene mientras haya estimulación y vaciado de las mamas, hasta que la madre y el bebé quieran.

“Me he quedado embarazada, tengo que destetar a mi bebé”.
Falso. Se puede amamantar durante todo el embarazo, siempre que el niño quiera y no se trate de una gestación de riesgo.

“Con 6 meses, el bebé es muy mayor ya para tomar pecho”.
Falso. La OMS recomienda la introducción de alimentación complementaria al pecho a partir de los 6 meses, pero es eso, complementaria.

Seguinos en Facebook

revista