La vacuna contra ...

... el HPV »

Vacuna

El Papiloma Humano, o HPV (por sus siglas en ingles, Human Papilomavirus), es una de las afecciones más comunes entre las mujeres.

El HPV se contrae, en la mayoría de los casos, por relaciones sexuales sin preservativo con una persona infectada. En el hombre es muy difícil detectarlo porque en general no produce lesiones visibles. En la mujer, en cambio, provoca lesiones verrugosas que pueden aparecer tanto en el cuello del útero como en la vulva.

Si bien numerosos estudios demostraron que sólo un 1% de las mujeres infectadas con HPV desarrollarán cáncer, es necesario que se controle mediante el Pap anual, porque aunque no se desarrolle un carcinoma, este virus puede producir graves lesiones en su aparato genital.

Los tratamientos para el HPV incluyen desde el uso de ácidos y cremas, la cauterización en frío, el tratamiento con láser, hasta la escisión quirúrgica; y su función es eliminar las lesiones y verrugas provocadas por el virus. El tipo de tratamiento que recomiende su médico dependerá de la cantidad, posición y tamaño de las lesiones.

Vacuna

Actualmente, se reconocen 70 tipos diferentes del HPV. Incluso, la mayoría de las infecciones provocadas por este virus desaparecen en pocos meses, sin acarrear consecuencias graves. Sin embargo, los estudios realizados sobre el tema concluyeron que la combinación de las formas del virus con riesgo oncológico sumadas a factores de riesgo, tales como la baja resistencia a las infeccones, o el inicio secual temprano, son los responsables de la mayoría de los casos de cáncer de cuello.

Por ello, es importante que tome conciencia de esta enfermedad y, si ya lo hizo, que aconseje también a otras mujeres para que realicen su chequeo anual.

El último adelanto científico para prevenir el cancer de cuello uterino consiste en una vacuna efectiva contra VPH para la prevención primaria del CC o cáncer cervical. Se han elaborado dos vacunas profilácticas. Actualmente en Paraguay se ha lanzado la vacuna tetravalente (VPH 16, 18, 6 y 11), que cuenta con la aprobación de la FDA y la EMEA.

La vacuna ha superado las pruebas clínicas internacionales de fase III, y ha demostrado excelentes resultados con respecto a su inmunogenicidad, seguridad y eficacia en prevenir infecciones de VPH, así como la neoplasia intraepitelial cervical y las verrugas genitales.

La población blanco para la inmunización es la de mujeres de 9 a 45 años, y merece resaltar que se obtiene mayor beneficio si la vacuna se aplica antes del inicio de las relaciones sexuales.

Vacuna

Es importante tener en cuenta que estas vacunas son profilácticas (previenen la enfermedad) y no curativas de lesiones ya presentes causadas por VPH: tampoco ofrecen protección contra otros tipos de VPH oncogénicos que no están incluidos en las vacunas.

Además de la vacuna, la prevención secundaria, la información y educación para la reducción de factores de riesgo siguen siendo necesarias para la prevención y control del cáncer cervical. Es muy importante implementar la práctica del control de papanicolau y la colposcopía una vez al año.

El cáncer de cuello uterino se puede prevenir:

  • Evitando relaciones sexuales promiscuas (con más d eun compañero).
  • Usando prfilácticos (condón, para disminuir las posibilidades de infección).
  • Ante cualquier sintomatología que la mujer presente como: presencia de secreciones vaginales, ardor, picazón u olor desagradable, acudir al ginecólogo.
  • No compartir ropas íntimas.
  • Si una persona posee llagas en la boca, posterior a un resfriado, puede transmitir el virus si practica sexo oral.
  • Ante la presencia de adenopatías inguinales (nódulos en la unión del muslo con la parte inferior del abdomen) hay que consultar.
  • Higiene de las manos con agua y jabón.
Seguinos en Facebook

revista