La retinopatía ...

... del recién nacido prematuro - Dra. Fátima Romero – Oftalmóloga - Integrante del plantel del CENTRO OFTALMOLÓGICO de Diagnóstico y Tratamiento »

Fátima Romero

La retinopatía del prematuro es una enfermedad de los vasos sanguíneos de la retina, de origen multifactorial. Los vasos sanguíneos que nutren la retina aparecen al cuarto mes de gestación, y su desarrollo se completa luego del nacimiento. Por el nacimiento prematuro, se altera ese desarrollo. El diagnóstico y tratamiento oportunos pueden detener la enfermedad y evitar la ceguera.

La retina del recién nacido prematuro

La retina inmadura del prematuro puede seguir un proceso de desarrollo normal luego del nacimiento, alcanzando la madurez sin desarrollar retinopatía del prematuro. En otros casos, puede producirse una alteración del proceso de desarrollo retinal normal, generando la retinopatía. En algunos casos, la retinopatía del prematuro en sus etapas iniciales puede también regresar en forma espontánea y la retina completar su vascularización en forma normal.

Factores de riesgo de la retinopatía del prematuro

La retinopatía del prematuro o ROP, es una enfermedad mutifactorial, es decir, que existen muchos factores implicados, pero el factor más importante es la PREMATURIDAD. Los que tienen riesgo son aquellos niños prematuros con menos de 1,750 g de peso al nacer y/o menores de 34 semanas de edad gestacional. Sin embargo, puede presentarse en prematuros de mayor peso y edad gestacional cuando coexisten factores de riesgo como: la administración inadecuadamente controlada de oxígeno, falta de maduración pulmonar, restricción del crecimiento intrauterino, desnutrición postnatal, sepsis, hemorragias intraventriculares, entre otros.

La retinopatía del recién nacido prematuro

Cómo se detecta la retinopatía del recién nacido

Se puede detectar con el examen de retina o fondo de ojo. Para este estudio se dilatan las pupilas con gotas, y posteriormente se colocan gotas de anestesia, para que tolere el pequeño separador que mantiene abiertos los párpados. Se examina con luz intensa y se hacen leves compresiones con un depresor, esto no duele. El diagnóstico en el momento adecuado y el tratamiento oportuno, mejoran el pronóstico visual de los niños con diagnóstico de retinopatía del prematuro. El primer examen de fondo de ojo se debe realizar a las 4 semanas de nacido.

Grados de retinopatía del recién nacido

Se definen por la localización en 3 zonas y por la severidad en 5 estadios. Los grados 1 y 2 generalmente se resuelven espontáneamente, el pronóstico es bueno y no precisa tratamiento. El grado 3 es donde el retroceso es menos probable, los controles deben ser más frecuentes, y el especialista determinará si requiere tratamiento para evitar el desprendimiento de retina. Los grados 4 y 5 son muy severos, hay desprendimiento de retina. Se requiere cirugía vítreo-retiniana, pero el pronóstico visual no es bueno.

El tratamiento

Lo decide el médico especialista. Depende del estadio y localización encontrados en el examen de fondo de ojo.

Los tratamientos pueden ser: la aplicación de una inyección en el ojo llamada antiangiogénico; con terapia láser; o ambos, dependiendo de la severidad del caso. En casos más avanzados en los cuales ya existe desprendimiento de retina el tratamiento es quirúrgico. Los niños que se curan con secuelas en la visión, deben acceder tempranamente a programas de rehabilitación, que faciliten su inserción social.

Seguinos en Facebook

revista