La presbicia ...

... Dr. Walter Martínez Gill – Oftalmólogo Cirujano »

Dr. Walter Martínez Gill

El cristalino es la lente natural que nos permite ver con claridad y acomodar nuestra visión a las diferentes distancias. Con el paso de la edad, el cristalino se vuelve más rígido y los músculos que lo controlan se debilitan, provocando una pérdida de su capacidad de acomodación y apareciendo lo que conocemos como vista cansada o presbicia. La edad de aparición puede estar entre los 40 y 45 años, continuando su evolución a lo largo de los años hasta alcanzar su máxima expresión cerca de los 60 años.

Uno de los primeros indicios es la visión borrosa a distancias cercanas, necesitando alejar los objetos para poder verlos con claridad.

Tratamientos de la presbicia

Debemos diferenciar entre las diferentes opciones de tratamiento según el tipo de solución que ofrecen:

Soluciones temporales :van corrigiendo parcialmente la pérdida de la visión de cerca, siendo necesario ir modificando el tratamiento conforme a la evolución.

Anteojos y lentes de contacto: han sido la forma más tradicional de tratar los defectos de la visión. Debemos diferenciar los anteojos y lentes de contacto según el tipo de corrección que realicen.

  • Anteojos de cerca: nos permiten ver correctamente de cerca, pero desenfocan las distancias lejanas e intermedias.
  • Lentes de contacto monofocales: se utilizan dos lentillas diferentes, la de un ojo se adapta para enfocar de cerca y la del otro ojo para enfocar de lejos, consiguiendo, después de un período de adaptación, ver a ambas distancias.
  • Anteojos o lentes de contacto bifocales: permiten alternar entre un enfoque de cerca (parte baja) y un enfoque de lejos (parte superior).
  • Anteojos o lentes de contacto progresivas o multifocales: permiten una visión enfocada a cualquier distancia. Conseguimos una buena visión de cerca (parte inferior de la gafa) hasta una clara visión de lejos (parte superior de la gafa) pasando por una zona de visión intermedia situada entre la visión de cerca y la de lejos.

Tratamiento láser: también conocido como monovisión avanzada. Sigue la misma filosofía que la adaptación de las lentes de contacto monofocales.
Mediante el láser Excimer, y tras un estudio personalizado de las características individuales de cada ojo, se procede a modificar la curvatura natural de la córnea, con el fin de corregir un ojo (dominante) para la visión lejana y el otro ojo (no dominante) para la visión de cerca, de tal forma que, siempre mirando con los dos ojos a la vez y después de un corto período de adaptación, se obtiene la adecuada visión de lejos y de cerca.

La presbicia

Tratamiento definitivo

Cirugía multifocal intraocular del cristalino

El cristalino con el paso del tiempo, se vuelve más rígido y los músculos que lo controlan se debilitan, esto provoca dos alteraciones significativas de la visión: presbicia y catarata. La cirugía multifocal intraocular es un procedimiento quirúrgico que nos ofrece una solución permanente para ambas alteraciones de la visión.

¿Qué es la cirugía facorefractiva?

Es la corrección de la visión mediante la sustitución del lente endurecido del ojo, que ha perdido su poder de enfoque; por un lente intraocular multifocal personalizado.
Se realiza para eliminar la necesidad permanente de gafas o lentes de contacto, en personas mayores de 50 años que pueden ver muy bien sólo si están usando lentes de contacto o gafas, es decir, que padecen de presbicia, también se corrige los defectos visuales lejanos como miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Ventajas de la cirugía facorefractiva:corrección visual estable y permanente; evita la formación de cataratas y elimina la necesidad de esta cirugía; elimina la necesidad permanente de usar gafas y lentes de contacto; permite la visión cercana y lejana en ambos ojos (no monovisión); es una cirugía ambulatoria; se utiliza anestesia local subconjuntival; reincorporación inmediata a sus actividades cotidianas.

¿Qué personas pueden beneficiarse de los lentes intraoculares multifocales?

Esta cirugía está reservada para personas que padecen presbicia, mayores de 50 años, quienes han perdido la capacidad de enfocar objetos cercanos, que usualmente necesitan gafas para ver de cerca, y para personas con cataratas, pero sólo luego de un examen oftalmológico será cuando se determine si el paciente es apto y no tiene ninguna contraindicación para el procedimiento.

Seguinos en Facebook

revista