La familia y ...

... su importancia en el mundo del niño - Mg. Margarita Flores – Mg. en Psicología Clínica y Psicoterapia Infanto Juvenil »

Quizás... para muchos que nos encontramos en una etapa de adulto mayor o en camino a ello, es muy usual recordar o rememorar todos esos bellos recuerdos de nuestra infancia. Con tantas anécdotas que quedan grabadas en el corazon, quizás en más de una ocasión se ha querido volver a ese instante y abrazar nuevamente a los padres, hermanos, abuelos y retener ese momento tan hermoso vivido en familia.

La familia y su importancia en la sociedad

Es la esencia de vida de una sociedad, la que da sentido a la existencia de una persona y a una comunidad. La familia como estructura es indispensable en la formación, sostenimiento, cuidado, provisión afectiva y moral de un niño. No hay grupo que pueda sustituir a la familia. En algunas sociedades los miembros cumplen diferentes funciones que los identifican como grupos o familias en sus culturas, esto genera sentimientos de arraigo y pertenencia. Por ejemplo; a los niños inuit de Alaska, sus padres les enseñan a pescar y a cazar; los niños del pueblo arapesh de Papúa Nueva Guinea aprenden a elaborar arcos y flechas y a poner trampas para los ratones, las niñas aprenden a sembrar, deshierbar y cosechar. En nuestra cultura los niños aprenden a sumar, restar, leer, escribir y usar computadoras, es decir, cada familia, cada sociedad transmite las enseñanzas a la otra generación, desarrollando habilidades en sus niños alrededor y con la protección de la familia.

La familia como institución

Ejerce una influencia única sobre los niños, en sus creencias, incluso en sus habilidades. Un buen padre o madre motivará a su hijo a desarrollar sus capacidades, talentos, de manera a que alcance el máximo de su potencial. En este grupo es donde desarrolla el niño su “autoestima”, base emocional para el éxito de un adulto. Es en la familia donde el niño se nutre de un autoconcepto correcto de sí mismo, observa a sus adultos coherentes, vivir lo que predican y son los padres los modelos que imitará en su vida adulta. Los valores no se compran, no se maquillan “se viven dentro de la familia”. Si tenemos tantas crisis e injusticias en la sociedad, es debido a que la familia está siendo débil en fomentar y luchar contra los antivalores. Familias fuertes, padres coherentes, darán hijos sanos, equilibrados, correctos, que no necesitarán lujos o ropas de marca para sentirse valorados, porque la familia le dio la seguridad de su valor como ser humano, la aprobación, el amor y la contención, por lo tanto, no necesitará probar a nadie lo valioso que es consumiendo estupefacientes o alcohol sin control, porque en su familia tuvo y tiene el sustento emocional de su autovalía.

Resultados positivos de las comidas familiares

Uno de los momentos de mayor valor y significancia para el niño es cuando la familia se reúne para compatir la comida. Según los estudios realizados en Estados Unidos, esos 20 minutos de compartir juntos tiene efectos profundos en la salud y bienestar del niño (Diane Papalia “Desarrollo humano” p.327). Papalia menciona lo siguiente:

“Entre los resultados positivos de las comidas familiares se encuentran los siguientes:

  • Fomenta el desarrollo del lenguaje. La frecuencia de las comidas se ha relacionado con el aumento del vocabulario, el incremento de las habilidades de alfabetización y el aprovechamiento académico.
  • Reduce el riesgo de trastornos alimentarios y obesidad en la niñez.
  • Disminuye el riesgo de abuso de drogas. Los adolescentes que comen regularmente con sus familias son menos propensos a fumar cigarrillos o marihuana y su riesgo de consumo excesivo de alcohol es menor (National Center on Addiction and Sustance Abuse, 2007).
  • Favorece el conocimiento de las tradiciones culturales.
  • Disminuyen los problemas emocionales. Las comidas familiares ofrecen un escenario para la comunicación positiva entre padres e hijos. Por lo general, eso crea un entorno para que los niños se involucren en menos conductas de riesgo y tienen menos problemas emocionales. (Larson, 2008)”.
La familia y su importancia en el mundo del niño

Sin duda la familia es el refugio donde llegamos después de una larga jornada laboral o de estudio. Cada miembro es importante, los abuelos cumplen una contención fundamental en la estabilidad del niño, la sabiduría de años de experiencia le brindan al niño una fuente segura de consejo y afecto.

Si queremos conocer a un niño sólo debemos mirar su familia, él es el reflejo de su entorno familiar, cuidemos nuestra forma de vivir, nuestros niños nos imitan y necesitan que les demos seguridad al vernos íntegros y coherentes en lo que decimos y vivimos.

Seguinos en Facebook

revista