La ambliopía: ...

... ¿Qué es el ojo perezoso? - Dra. Gloria Fátima Brítez – Esp. en Oftalmología Pediátrica »

La ambliopía es la causa más común de impedimento visual en la niñez y, a menos que sea exitosamente tratada en los primeros años de vida, usualmente continúa en la edad adulta. La disminución en la visión ocurre cuando uno o ambos ojos envían una imagen borrosa al cerebro, y éste “aprende” a ver borroso incluso con anteojos. Esto es potencialmente reversible mediante la detección precoz y tratamiento oportuno, porque la capacidad de recuperación de la agudeza visual disminuye con la edad. Los exámenes visuales periódicos en la infancia son esenciales.

¿Qué es la ambliopía?

El cerebro y el ojo trabajan juntos para producir la visión. La luz entra en el ojo y se transforma en signos nerviosos que viajan a través del nervio óptico al cerebro.

Ambliopía es el término médico usado para describir cuando la visión de uno de los ojos disminuye porque el ojo y el cerebro no están trabajando juntos en forma correcta. El ojo se ve normal, pero no se está usando normalmente porque el cerebro está favoreciendo al otro ojo. Esta condición también es conocida como ojo perezoso u ojo vago. También puede presentarse en ambos ojos.

Causas de la ambliopía

La ambliopía puede ser causada por cualquier condición que afecta el desarrollo de la visión normal o el uso de los ojos.

Como primera causa están los vicios de refracción: miopía, hipermetropía, astigmatismo, la diferencia de graduación entre ambos ojos.

La segunda causa es el estrabismo, un desbalance en la posición de los dos ojos, que puede causar que los ojos se crucen hacia adentro (esotropía) o hacia afuera (exotropía).

Algunas veces la ambliopía es causada por cataratas.

La ambliopía: ¿Qué es el ojo perezoso?

Consecuencias

La ambliopía no se trata solamente de la disminución de la agudeza visual, es una grave perturbación de todo el mecanismo integrativo del sistema visual, que puede conducir a una afectación o pérdida de la visión binocular y la estereopsis.

La estereopsis es una función sumamente especializada de nuestro cerebro que nos permite ver "en profundidad o en relieve". Es imprescindible para realizar muchas tareas, como enhebrar el hilo en una aguja o pilotear un avión. La pérdida de la estereopsis limitará seriamente la inserción laboral de ese niño en el futuro.

Tratamiento de la ambliopía

El tratamiento funciona mejor en niños menores de 6 años, y quizás hasta los 10 años. Se debe empezar tan pronto sea posible después del diagnóstico, y mientras su hijo sea pequeño. Hay varios tipos de tratamiento:

  • Parche: el tratamiento más común es forzar al cerebro a que empiece a usar el ojo débil, mediante un parche en el ojo “bueno” durante varias horas cada día.
  • Gotas: en los casos de ambliopía leve, el médico puede recomendar que se usen gotas para los ojos, llamadas atropina para poner en el ojo “bueno” para nublar la visión de cerca, y así forzar al ojo “malo” a hacer la mayor parte del trabajo.
  • Cirugía: si hay algo que bloquea la entrada de luz en el ojo, el médico puede recomendar que se haga una cirugía para retirar el bloqueo.

Pronóstico para los niños con ambliopía

Si se detecta la ambliopía y se trata pronto, la mayoría de los niños volverán a tener una visión normal. Se vuelve mucho más difícil de tratar en los niños más mayores. Si hay mucha pérdida de visión en el ojo, puede que sea imposible recuperarla por completo. Es muy importante seguir las instrucciones del especialista con respecto al tratamiento.

¿Cuándo deben de tener pruebas oculares los niños?

La ambliopía suele comenzar antes de que haya ninguna señal obvia de que algo va mal. Esta es la razón por la que los bebés y niños pequeños necesitan exámenes oculares cuando van a las citas con sus médicos.

Se recomienda que los niños tengan pruebas oculares antes de los 3 meses de edad, entre los 6 meses y 1 año, a los 3 años y a los 5 años.

Si hay alguna sospecha de que su hijo pueda tener ambliopía, debe llevarlo a que lo evalúen inmediatamente.

En las familias con una historia de ambliopía, también hay un aumento del riesgo.

Seguinos en Facebook

revista