¿Qué son las IRAS?

... >> Dr. Bernardo Sánchez - Pediatra Neumólogo

Enfermedad Respiratoria aguda en los niños: Importancia de un manejo oportuno y adecuado.

Estamos en plena temporada de otoño, a las puertas del invierno, en las que las temperaturas bajas se hacen sentir y al mismo tiempo crece una afección propia de los cambios de tiempo y del frío como son las infecciones respiratorias agudas (IRAs).

Para algunos serán el primer episodio, para otros, viejos conocidos de las urgencias y consultorios de los Pediatras y hasta las internaciones en los hospitales.

Los problemas respiratorios son unas de las causas más frecuentes y justificadas para la consulta, si hay duda de si un niño está respirando bien, es conveniente consultar.

¿Cuál es el impacto actual de las IRAs?

Las IRAs son causadas, en su mayor parte por virus. La manera de propagación de la enfermedad es por el contacto directo con personas enfermas; duran menos de 15 días, por lo general ceden espontáneamente, pero en algunos casos son severas como las neumonías y éstas representan unas de las principales causas de defunción en los menores de 5 años en nuestro país.

¿Qué factores predisponen a las apariciones de IRAs en los niños?

Los factores de predisposición se relacionan con exposición ambiental como ser los cambios bruscos de temperatura, la contaminación ambiental dentro o fuera del hogar, el contacto con personas enfermas, tabaquismo pasivo, contactos en las guarderías y escuelas, deficiente ventilación de la vivienda o asistencia a lugares de alta concentración de personas. En tanto que los factores individuales corresponden a la edad (menores de un año y especialmente en los menores de dos meses de edad), bajo peso al nacer, no haber recibido lactancia materna, la desnutrición, infecciones respiratorias recurrentes o tener el esquema incompleto de vacunación.

También existen factores sociales como el hacinamiento, piso de tierra en la vivienda o padres con escasa escolaridad.

¿Cómo se clasifica las IRAs en los niños?

¿Qué son las IRAS?

Actualmente el consenso internacional para la clasificación de estas afecciones se basa en los diferentes niveles de severidad, buscando impactar en la mayor manera posible en la identificación oportuna de las formas graves de estas infecciones respiratorias. Así los estados catarrales sin la presencia de un cuadro de neumonía se clasifican como IRA no Neumonía. Cuando existen neumonía se clasifican como IRA Neumonía si no hay mayor compromiso vital en el niño. La tercera y última clasificación se denomina IRA Neumonía Grave si existe compromiso para la vida del niño. Si bien esta clasificación se basa en parámetros muy generales, la idea es generar la motivación para identificar los casos graves para evitar oportunamente las muertes infantiles.

¿Por qué no se diagnostican oportunamente?

Los errores más frecuentes en el diagnóstico de las IRAs están relacionados con la inadvertencia de signos tempranos de neumonía, retraso en la referencia a otro nivel de atención de casos complicados, la solicitud excesiva o inadecuada de exámenes de laboratorio que puede alargar el tiempo para un diagnóstico oportuno. Así también el no identificar oportunamente factores de mal pronóstico citados anteriormente.

¿Cómo participan el médico y los padres para mejorar la atención de las IRAs en el hogar?

Educación y capacitación a los padres son el elemento más importante para aprender a reconocer las formas graves de las enfermedad respiratorias y las acciones de prevención de las IRAs. Las actividades de promoción por parte del personal de salud en la comunidad están dirigidas a la prevención de las IRAs. Deben estar dirigidos a promover la lactancia materna durante los primeros 6 meses y complementaria después de esta edad, vigilar y corregir el estado nutricional, cumplir con el “Esquema Nacional de Vacunación” de acuerdo a su edad, no fumar cerca de los niños, no quemar leña o usar braseros en habitaciones cerradas, evitar los cambios bruscos de temperatura en época de frío, mantenerlos abrigados, comer frutas y verduras que contengan vitaminas "A" y "C", tomar abundantes líquidos, evitar de ser posible el hacinamiento, ventilar las habitaciones y fomentar la atención médica del niño sano

¿El tratamiento adecuado y oportuno previene el desarrollo de complicaciones?

Llegar oportunamente a un tratamiento adecuado disminuye el número de complicaciones, mejora la calidad de atención al niño, racionaliza y optimiza el recurso humano de salud, buscando una interacción más adecuada entre los diferentes profesionales y niveles de atención.

Finalmente debemos tener en cuenta que los menores de dos meses de edad son el grupo de mayor atención por ser un grupo de altísimo riesgo para mortalidad.

Seguinos en Facebook

revista