Intoxicaciones alimentarias ...

... durante las celebraciones - Lic. Gloria Melgarejo de Acha – Nutricionista »

En las celebraciones de fin de año, la principal causa de las intoxicaciones alimentarias se debe a que los alimentos suelen prepararse en cantidad y con gran anticipación, lo que aumenta los riesgos de contaminación. Alrededor de un tercio de los brotes de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA) son causados por alimentos consumidos en los hogares y una gran proporción de todas las intoxicaciones son causadas por la contaminación bacteriana, además de la ingesta abusiva de alcohol.

ORIGEN DE LAS INTOXICACIONES ALIMENTARIAS

Las intoxicaciones alimentarias tienen diversas causas. En el caso de las de origen microbiológico, el agente en la comida es de principio bacteriano y la contaminación se produce por un microorganismo proveniente de otro portador, o bien de otro bocado contaminado. En las de procedencia química, el agente es un compuesto químico proveniente de infección al aplicarse en la zona de raíz del alimento (fumigaciones, herbicidas) o en la elaboración, cocción o preparación (metales en las cañerías o los utensilios).

RIESGO DE INTOXICACIONES DURANTE LAS FIESTAS DE FIN DE AÑO

Los riesgos asociados al consumo de alimentos en el hogar durante esta época, son básicamente los mismos que en el resto del año, sin embargo, el tipo de productos que se consume y especialmente, la forma en cómo se preparan, son muy peculiares, lo que incrementa el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria. Es posible que el aspecto, olor y sabor de los alimentos sean normales, pero su inadecuada manipulación, preparación y conservación suelen producir trastornos gastrointestinales.

ALIMENTOS ASOCIADOS A LAS INTOXICACIONES

Los alimentos más asociados a estas patologías son los huevos y sus derivados; la carne de ave inadecuadamente preparada; la leche no pasteurizada; las cremas o mayonesas -comerciales o artesanales-; moluscos o crustáceos crudos; carnes crudas o vegetales lavados inadecuadamente; y comidas con un elevado nivel proteico, como jamón o tomate.

SÍNTOMAS DE INTOXICACIÓN ALIMENTARIA

En general, este tipo de afecciones se manifiestan rápidamente en el paciente con síntomas como náuseas, dolores estomacales, vómitos, diarreas y, en casos extremos y producto de una severa deshidratación, coma y muerte. La sintomatología es violenta y de rápida exposición. Si una persona registra signos entre 2 y 6 horas después de la ingesta, lo más probable es que se trate de una intoxicación. En el caso de la fiebre tifoidea, las señales pueden aparecer a las 24 o 48 horas, y sin diarrea.

LOS NIÑOS Y EL ALCOHOL

Intoxicaciones alimentarias durante las celebraciones

Muchas veces, los niños, por curiosidad o accidentalmente, ingieren bebidas alcohólicas de las copas que los adultos dejan a su alcance durante las cenas de fin de año. El juego propio de la edad, la sed que acarrean las altas temperaturas y la distracción de los adultos, se asocian para que los niños inadvertidamente ingieran bebidas alcohólicas en cantidad suficiente como para provocar sintomatología. Se debe prestar atención a estas situaciones y sospechar la posible ingesta toda vez que se observe en los niños pérdida de estabilidad en la marcha o vómitos. Se aconseja ofrecer líquidos a los pequeños con frecuencia y disponer para ellos de vasos fácilmente identificables.

EL CONSUMO DE ALCOHOL EN EMBARAZADAS

Cualquier cantidad de alcohol que ingiera una embarazada supone un riesgo para el feto, por lo tanto lo ideal es que no beban. Las mujeres que están amamantando deben procurar dar de mamar al menos dos horas después de tomar alcohol. Pequeñas cantidades de bebida cambian el olor y sabor de la leche materna y cantidades mayores pueden embriagar al bebe. El alcohol interacciona con innumerables medicamentos y puede provocar intoxicaciones cuando se combina con sedantes, antidepresivos, antihistamínicos y anticoagulantes, por lo que se recomienda consultar al médico antes de beber.

Seguinos en Facebook

revista