Importancia de los ...

... lácteos en la alimentación - Lic. Lorena Benítez - Nutricionista »

Lic. Lorena Benítez - Nutricionista

Nuestra alimentación diaria está conformada por muchos alimentos, y cada uno de ellos con roles diferentes; particularmente, la naturaleza diseñó dos alimentos exclusivos para la alimentación de otro ser vivo: el huevo y la leche.

La leche

Es una fuente importante de calcio. Un vaso de leche aporta aproximadamente un 34% del valor diario recomendado.

En concreto, 3 vasos de leche diarios aportarán 800 mg de calcio. Por su alto contenido de calcio, la leche favorece la formación de hueso y ayuda a prevenir la osteoporosis, además, se ha comprobado que su consumo ayuda a bajar los niveles de ácido úrico.

Si comparamos esta cantidad de calcio mencionada, con el calcio que contiene otro tipo de alimento; implicaría que tendríamos que comer, por ejemplo: 11 huevos para obtener esa misma cantidad de calcio o 5 tazas de brócoli cocido. Otro punto muy relevante, es que la leche en su composición aporta proteína, y esta se mide en función de lo que en nutrición se conoce como de “alto valor biológico”.

Entonces, ¿cuál es la porción diaria de lácteos?

Según las Guías Alimentarias del Paraguay, el consumo deber ser entre 2 a 3 porciones diarias. Por ejemplo: 1 vaso de leche + 1 vaso de yogur + 1 pedazo de queso.

Además, se trata de uno de los grupos de alimentos que debemos tener en cuenta a la hora de plantearnos la pérdida de peso; ya que poseen proteínas, vitaminas y minerales que nos permiten tener un buen funcionamiento de nuestro organismo.

Estudios han demostrado que el consumo de lácteos se asocia con un menor riesgo de padecer obesidad o sobrepeso.

Los productos lácteos encontramos en varias presentaciones, como los “light” o bajos en grasa, que mantienen las mismas vitaminas, minerales y proteínas, pero con un menor aporte de grasa y de calorías; con ello, ayudan con el objetivo de perder peso o mantener el peso ideal. Además, las proteínas ayudan a mantenerle satisfecho por más tiempo y el calcio en absorber una menor cantidad de grasas.

Importancia de los lácteos en la alimentación Inconvenientes de consumir productos sin lactosa, sin ser intolerante.

El organismo podría tender a relajarse, provocando acostumbramiento a estos productos, y produciendo intolerancias pequeñas y/o temporales a la lactosa. El hecho de que los productos sin lactosa sean más fáciles de digerir, no significa que sean más digestivos.

La leche sin lactosa es generalmente descremada, por ello tiene menos valor calórico y menos grasa. De cualquier manera, al ingerirla sin ser intolerante, se puede afectar al organismo, produciendo una alergia temporal que antes no se padecía.

¿Solución? Leche descremada con lactosa.

Seguinos en Facebook

revista