¿Por qué es importante ...

... la ecografía en dolores abdominales? Dr. Rodrigo Franco Bisso – Médico de familia, Esp. en Imagenología Médica »

Una ecografía abdominal es un examen imagenológico. Se utiliza para ver los órganos internos en el abdomen, como el hígado, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas y los riñones. Los vasos sanguíneos que van a algunos de estos órganos, como la vena cava inferior y la aorta, también se pueden examinar con ultrasonido. El ecógrafo produce imágenes de órganos y estructuras dentro del cuerpo. Las ecografías pueden ser 2D, 3D y 4D.

Forma en que se realiza el examen ecográfico

El paciente permanece acostado en el procedimiento. Se le aplica un gel conductor transparente a base de agua sobre el abdomen y se pasa una sonda manual (transductor). El ecógrafo produce imágenes de órganos y estructuras dentro del cuerpo, a través de la emisión de ondas sonoras de alta frecuencia. Una computadora recibe estas ondas y las utiliza para crear una imagen.
A diferencia de los rayos X o las tomografías computarizadas, no expone a radiación ionizante. Tal vez el paciente deba cambiar de posición para que el especialista pueda examinar diferentes zonas. También es necesario que contenga la respiración por períodos cortos.

Objetivo de la ecografía abdominal

Con la ecografía abdominal se busca encontrar la causa de un dolor abdominal; de infecciones renales; diagnosticar y monitorear tumores y cánceres; diagnosticar o tratar la ascitis; conocer la razón de la hinchazón de un órgano abdominal; buscar daño después de una lesión; cálculos en la vesícula o el riñón; la causa de exámenes de sangre anormales, como pruebas de la función hepática o pruebas renales; buscar la causa de una fiebre.

Enfermedades en las que la ecografía se considera como la prueba “gold standard”

  • En el hígado: en esteatosis hepáticas difusas, la ecografía tiene una exactitud de un 85%.
  • En cirrosis hepáticas, uniendo los hallazgos ecográficos con los analíticos, la exactitud es del 93,8%.
  • En casos de hipertensión portal, usando el doppler, la sensibilidad es del 89% y especificidad del 92%.
  • En quistes simples, la precisión diagnóstica es cercana al 100%.
  • En angiomas de pequeño tamaño, menores de 3 cm, no se precisan otras pruebas diagnósticas.
  • En cuanto a patologías biliares: en la litiasis biliar, la sensibilidad y especificidad es mayor del 95%.
  • En caso de colecistitis aguda, el valor predictivo es del 90%.

Enfermedades en que la ecografía aporta datos, pero precisa confirmación diagnóstica

  • En quistes hidatídicos, el diagnóstico se acerca al 100%, pero se precisa otra prueba de tomografía computarizada confirmatoria.
  • En angiomas de más de 3 cm, se precisa también una resonancia magnética.
  • En hepatocarcinomas, aunque la sensibilidad es del 85 a 95%, es preciso confirmarlo con tomografía computarizada o biopsia.
  • En casos de coledocolitiasis, la exactitud es del 50%, con resonancia magnética o colangiopancreatografía retrógrada endoscópica.
  • En cuanto al cáncer de vesícula, el diagnóstico se realiza en la mitad de los casos, y es preciso confirmarla con tomografía computarizada.
  • Para detectar la causa de obstrucciones biliares, existe éxito del 44% con IDUS o colangiopancreatografía retrógrada endoscópica.
  • En casos de cáncer de páncreas, la precisión diagnóstica ronda el 70% con tomografía computarizada.

Enfermedades en que el valor diagnóstico de la ecografía es limitado o controvertido

Importancia de ecografía en dolores abdominales

Infiltraciones tumorales difusas, tumores de la vía biliar, pancreatitis agudas graves, etiología de las ascitis y vísceras huecas. El significado de los resultados anormales depende del órgano que se examina y del tipo de problema. Una ecografía abdominal podría revelar muchas posibles afecciones, algunas de las cuales son: aneurisma aórtico abdominal, absceso, apendicitis, colecistitis, cálculos biliares, hidronefrosis, cálculos renales, pancreatitis, agrandamiento del bazo (esplenomegalia), hipertensión portal, tumores en el hígado, obstrucción de los conductos biliares, cirrosis.

Seguinos en Facebook

revista