La importancia de ...

... conectarse con lo que uno desea - Lic. María Lourdes Agüero - Psicología Clínica Social »

Lic. María Lourdes Agüero - Psicología Clínica Social

Es muy importante conectarnos al propósito de vida. Hágase la siguiente pregunta: ¿a qué se dedicaría si supiera que el éxito está absolutamente asegurado? La respuesta a esta pregunta es la punta de la lanza que está conectada con su propósito de vida; lo que pasó cuando se realizó la pregunta es que sacó los miedos del medio, dejando lo que realmente le gusta.

Muy a menudo, el miedo a fracasar nos impide seguir el impulso de lo que deseamos realmente. Pero para crecer emocionalmente y encontrar eso que tanto deseamos, hemos de correr ciertos riesgos y definitivamente salir de la zona de confort. El miedo al fracaso nos alerta de un posible peligro que puede deberse a expectativas demasiado altas. Sin embargo, es muy importante conectarse con lo que uno quiere hacer, más que con el “pero”.

Para encontrar el propósito, es clave entender los conceptos de placer frente al disfrute; ambos se refieren a emociones agradables e importantes para una buena calidad de vida, la diferencia radica en que el placer es pasivo (mirar la tele, dormir, estar tirado en un sillón) y el disfrute es activo (leer un libro, jugar al fútbol, tocar la guitarra). El disfrute es cuando una actividad le resulta muy agradable y representa un desafío. Las emociones son auténticas informaciones existenciales de lo que le gusta hacer y eso solamente lo descubrirá haciendo; el que quiere aprender algo puede estar horas hasta que le salga.

Otro punto es que las emociones tienen efectos sobre los pensamientos, está comprobado científicamente que las emociones influyen en la manera de pensar. La actividad de pensar se basa en la actividad del sujeto que recibe la información, tanto del medio físico como social, con el objetivo de comprenderla, representando la realidad y dándole significado.

Se encuentran dos tipos de pensamientos, los racionales que se expresan en forma de exigencia o necesidad ( con términos como “necesito”, “debería”, “tienes que”, etc. ) y se mantienen de forma absolutista. El pensamiento racional es el pensamiento propio del ser humano y de su evolución. Aunque no siempre es necesario ni ventajoso pensar de forma racional, en la mayoría de los casos va a marcar la diferencia entre conseguir lo que quiero o lo que necesito, y no conseguirlo.

El autodiálogo es un generador instantáneo de emociones, lo que se diga a sí mismo va a determinar como se sienta; se aclara que no está ni bien ni mal pensar una cosa o la otra, sino que los pensamientos generan emociones en forma instantánea, basta con las suposiciones que hacemos para ponernos en un modo emocional u otro.

la importancia de conectarse con lo que uno desea

Un punto muy importante en la educación emocional son las creencias, son muy poderosas al punto de ser capaces de construir la realidad en la que uno vive, dando origen y fin al bienestar y al malestar emocional. Desde la psicología: las creencias o paradigmas son llamados mapas, ya que guían y orientan nuestras acciones, representan el territorio, pero no son la realidad misma. Siempre tenemos algunos aspectos de nuestros paradigmas que no coinciden con la realidad en la que estamos.

Las creencias irracionales son los famosos “debería”. La vida pone obstáculos, pero los límites los ponemos nosotros mismos, frases como: “no puedo”, “no soy bueno”, “no soy capaz”. Las creencias limitantes pueden dejarle caminando en círculos interminables; ellas generan sensación de parálisis, inutilidad, desesperanza, o puede encontrarse en situaciones despreciables pero que extrañamente se repiten una y otra vez en su vida.

Sin embargo, las creencias empoderadoras tienen un autodiálogo, como: “me encanta la lectura”, “tengo muy buena mano para la pintura”, “me desenvuelvo bien en las reuniones sociales”, “soy una persona exitosa”. Las creencias empoderadoras tienen como un poder, porque quien cree que puede lo intenta hasta lograrlo, quien cree que no puede no lo intenta o lo intenta a medias para confirmar que no podía.

Seguinos en Facebook

revista