Identificar y prevenir ...

... la violencia de género desde el noviazgo - Mg. Margarita Flores – Mg. en Psicología Clínica y Psicoterapia Infanto-Juvenil »

Desde hace unos años somos testigos del alarmante incremento de la violencia hacia la mujer, así como también, de una manera que asombra, hacia los niños y niñas.

Para muchos expertos en salud mental, esto es producto de varios factores como: la ausencia de los padres en el hogar para educar y/o instruir a sus hijos; la tecnología a través de los juegos on line cargados de violencia al más puro estilo cavernícola; la pobreza; la injusticia, etc.

Para muchos expertos en salud mental, esto es producto de varios factores como: la ausencia de los padres en el hogar para educar y/o instruir a sus hijos; la tecnología a través de los juegos on line cargados de violencia al más puro estilo cavernícola; la pobreza; la injusticia, etc.

Las estadísticas señalan que 1 de cada 3 mujeres en el mundo sufre violencia física o sexual, principalmente a manos de un compañero sentimental, según la ONU “es el abuso más generalizado de los derechos humanos”.

También se señala que al menos 60.000 mujeres son asesinadas al año en América Latina. Una vida es irreparable, son miles los niños huérfanos que quedan a la deriva o en manos del estado o parientes; las secuelas psicológicas de este tipo de tragedia familiar y social son muchas veces irreparables e irreversibles.

En Paraguay, ¿cómo están las estadísticas al respecto?

Las estadísticas en nuestro país indican que entre el 2011 y el 2015, la mayoría de las víctimas fueron mujeres menores de 30 años y un total de 359 fueron asesinadas en diferentes circunstancias. Sólo en el año 2015 se atendieron 1.877 casos de violencia de género según datos del Observatorio Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (ONSCC) del Ministerio del Interior. El año 2016 cerró con 39 casos de femicidio.

Las estadísticas siguen y suman, ya que cada día hay al menos cinco denuncias por violencia doméstica y hacia la mujer. ¿Cómo prevenir esta violencia? ¿Qué hacer frente a este flagelo de la sociedad? ¿Cómo identificar a un abusador? ¿Qué medidas tomar frente al primer encuentro de violencia?.

Identificar y prevenir la violencia de género desde el noviazgo

Valores desde el hogar

Creo firmemente en la educación de valores y buenas actitudes desde el hogar. Los modelos más importantes que pueden influir positivamente en los hijos, son los padres. La prevención de la violencia debe hacerse desde la familia con ejemplos de respeto, integridad, confianza, tolerancia, estabilidad, coherencia y amor.

Es importante inculcar a los niños sobre los límites, el respeto hacia sí mismos y hacia el prójimo, la tolerancia, el autocontrol, la paciencia, etc. De esta forma, trabajando en estos valores, se evitarán cientos de víctimas. No se necesitan riquezas, lujos, ostentaciones para hacer lo que se debe hacer como padres, es sencillamente invertir tiempo de calidad con nuestros niños y adolescentes y entrenarlos para que sean cuidadosos de sí mismos y sepan respetar a los demás; que aprendan a reconocer cuando alguien viene con otras intenciones; que sepan alejarse de quien es violento/a y a no tener miedo de huir de aquella persona que solo le causa dolor y le restringe en sus proyectos personales, le humilla psicológicamente, le golpea, roba, maltrata, manipula o miente.

DESTAQUE.- La violencia de género no necesariamente comienza en la adultez, muchas parejas de adolescentes comienzan a agredirse sin saber lo que realmente están viviendo.

El noviazgo adolescente

En los noviazgos entre adolescentes hemos visto la violencia instaurada en el comportamiento de muchos jóvenes. Cuando una jovencita note que su novio la vigila, es celoso, lee todos los mensajes de su celular o correo electrónico, le controla con quien sale, o, en casos extremos si la golpea, empuja o le hace escenas de celos frente a otros; y pese a que le pidió perdón mil veces, siguió haciendo lo mismo, esta joven debe ser consciente de que está frente a una persona enferma mentalmente de quien “debe alejarse inmediatamente”, para evitar serias consecuencias desde psicológicas, físicas o incluso fatales.

Un punto esencial al respecto; no debemos confundir el cuidado con la obsesión de controlar y querer saber todos los pasos de la persona con quien compartimos. Las adolescentes pueden ser víctimas de todo esto a raíz de la falta de experiencias en sus vidas, pero ante la primera señal de violencia, deben alejarse.

A los padres: presten especial atención si ve que su hij@:

  • Discute frecuentemente por teléfono o en los contactos físicos con su pareja.
  • Su estado anímico ha cambiado, se ve triste o esta irritable.
  • Abandona actividades por hablar por teléfono o simplemente de la noche a la mañana dejó de interesarle sin razón alguna.
  • Sus amistades ya no la buscan como antes.
  • Presenta golpes, hematomas, rasguños y se le dificulta explicar cómo sucedieron.
  • Bajos niveles de autoestima.

Si estas cosas están sucediendo, no lo deje pasar por alto y busque ayuda.

Recuerde también que la violencia genera violencia, y si en su hogar se vive esta situación, hay una predisposición a que su hijo/a la emule, como víctima o como victimario.

Muchas veces en las adolescentes, el miedo o temor de lo que pueda hacer el novio violento les impide accionar; las paraliza mentalmente o las bloquea por las amenazas e intimidaciones de esa persona que les impide hablar o pedir ayuda ante lo que sería un abuso o violencia. Pero es muy importante saber cuándo recurrir a los organismos establecidos legalmente, a los padres, consejeros, profesores, médicos, quienes brindarán la protección necesaria para salvaguardar sus vidas y lograr salir de una relación tóxica y peligrosa.

Si alguien viene a bendecir tu vida con una relación sana, pues bienvenido. Pero si trae violencia disfrazada de “cuidado”, es tiempo de salir de la relación y cortar todo vínculo con el victimario.

Seguinos en Facebook

revista