Hipersensibilidad dentinaria

... Dra. Ana Campuzano – Odontóloga »

La hipersensibilidad dentinaria se define como un dolor dental intenso y transitorio, producido porque la dentina pierde su protección natural y queda al descubierto.

Es la causa más frecuente de dolor dental y muestra una alta prevalencia, afectando aproximadamente a 1 de cada 7 personas adultas y puede desencadenar la aparición de patologías bucales como caries ,gingivitis y periodontitis si no se trata correctamente.

Factores predisponentes de la hipersensibilidad dentinaria

Entre los factores predisponentes estarían aquellos que producen la exposición de la dentina: abfracciones (lesiones cervicales por sobrecarga), recesiones o retracciones gingivales, anomalías anatómicas, abrasiones, erosiones, atrición y tratamientos odontológicos (como el raspado y alisado radicular incorrectamente llamado «curetaje»).

Factores desencadenantes de la hipersensibilidad dentinaria

Los expertos hablan de aquellos que producen la apertura de los túbulos dentinarios: uso de pastas dentífricas muy abrasivas, cepillado traumático, ingesta de alimentos o bebidas ácidas (bebidas energéticas, refrescos, zumos de frutas, etc.) y ciertos tratamientos odontológicos (raspado y alisado radicular, blanqueamientos, etc.).

La hipersensibilidad dentinaria, además, está relacionada con la presencia de periodontitis.

También se ha observado que los hábitos de vida actuales (estrés, desórdenes alimentarios, uso de medicaciones crónicas, bruxismo, etc.) parecen asociarse de manera clara a la aparición de este trastorno.

Paso previo al tratamiento

Hipersensibilidad dentinaria

Antes de prescribir una terapia desensibilizante, el odontólogo debe realizar el diagnóstico diferencial del diente, es decir, ver lo que está comprometido, definir el problema del paciente, el grado de destrucción del diente y la magnitud de la hipersensibilidad dentinaria, para elegir entre un tratamiento reversible o ambulatorio, una terapia definitiva o irreversible, donde se elimina la causa del problema y se restaura la destrucción que presentan los dientes.

Tratamiento con métodos irreversibles

Son los que tapan permanentemente los túbulos expuestos, eliminando de esta manera la hipersensibilidad dentinaria. Las alternativas van desde la utilización de vidrios ionómeros, resinas compuestas, cirugías de injertos o colgajos de encía (cirugías periodontales), hasta tratamiento de conductos (endodoncia). Estas significan a veces, que hay que eliminar parte sana de los dientes para poder colocar estos materiales, afrontar riesgos en cirugías y tratamiento de conductos.

Tratamiento con métodos reversibles

En los tratamientos reversibles tenemos el uso por parte del paciente de dentífricos y colutorios, medicados que contengan cloruro de estroncio, flúor, etc. Y los que son aplicados en consultorio como, flúor en gel o barniz, nitrato de plata, oxalato de potasio.

Recomendaciones para prevenir la hipersensibilidad dentinaria

  • Uso de técnicas de higiene adecuadas y no agresivas.
  • Evitar pastas dentífricas abrasivas.
  • Realizar un consumo racional y controlado de ácidos (zumos de fruta, bebidas energéticas, refrescos).
  • Control de parafunciones (bruxismo).
  • Controlar patologías sistémicas de riesgo, como la bulimia.
  • En pacientes que van a ser sometidos a tratamientos de ortodoncia o blanqueamientos dentales, realizar primero una exploración bucodental y periodontal detallada.
  • Ante la aparición de hipersensibilidad dentinaria, acudir al odontólogo para la realización de un diagnóstico adecuado y descartar la presencia de otras patologías como caries o fractura.
Seguinos en Facebook

revista