Hepatitis C, ...

... principal causa de trasplantes hepáticos - Dr. Enrique Basili Feliú – Esp. en Gastroenterología y Hepatología »

La hepatitis C es una enfermedad silenciosa considerada en su fase crónica, como una “bomba de tiempo viral” por la Organización Mundial de la Salud. Afecta alrededor de 150 millones de personas en el mundo. El 27% de los casos de cirrosis a nivel mundial y 25% de los cánceres de hígado primario, se remontan a la hepatitis C.

Síntomas de la hepatitis C

Parte de la dificultad del diagnóstico reside en que es una enfermedad altamente asintomática o con síntomas difusos como cansancio o fatiga. Aproximadamente el 70 a 80% de las personas con hepatitis C lo desconocen, dado que las manifestaciones clínicas suelen presentarse en estados avanzados de la enfermedad, en la mayoría de los casos y varían según sea la enfermedad aguda o crónica. Más de la mitad de las infecciones agudas progresan en una enfermedad crónica. El curso evolutivo de la hepatitis crónica es muy lento y las complicaciones de la enfermedad no se manifiestan hasta 20 o 30 años después de la infección, pero una proporción que oscila entre el 20 y el 40% de los pacientes, desarrollan una cirrosis o un hepatocarcinoma.

Transmisión del virus de la hepatitis C

El virus de la hepatitis C se transmite a través del contacto directo con la sangre de una persona que tiene la enfermedad. Las personas que usan drogas por vía intravenosa pueden contraer la hepatitis C al compartir agujas con alguien que tiene el virus. También por agujas usadas para tatuar o perforar el cuerpo. Los trabajadores de cuidado de la salud si se pinchan accidentalmente con una aguja que se usó con un paciente infectado. En raros casos, se puede transmitir de la madre a su bebé antes del parto. Este virus se puede transmitir durante las relaciones sexuales, al compartir hojas de afeitar y cepillos de dientes, aunque son también casos raros. Si un paciente recibió una transfusión de sangre o un trasplante de órganos antes de 1992 (en 1992 se hicieron mejoras en la tecnología para examinar la sangre).

Hepatitis c, principal causa de trasplantes hepáticos

Consecuencias de la falta de tratamiento

No tratar la enfermedad puede llevar a complicaciones que, en un número importante de pacientes, lleva a la necesidad de un trasplante de hígado, que tiene complejidades adicionales de seria consideración, como la disponibilidad de órganos, los altos costos asociados y los cuidados postrasplante. Postergar el tratamiento de la hepatitis C, tiene definitivamente un impacto directo en las posibilidades de cura de la enfermedad. Esta situación se hace más evidente en pacientes que se encuentran en edades propensas a tener comorbilidades como diabetes y obesidad, los cuales aceleran la progresión de la fibrosis hepática (aumento en las lesiones en el hígado).

Cuidados en pacientes con hepatitis C

  • Los buenos hábitos de salud son esenciales. Debe consumir una dieta saludable y hacer ejercicio de manera regular.
  • Hable con su médico acerca de cualquier medicamento que esté tomando, incluyendo los de venta libre. Muchos medicamentos, son descompuestos en el hígado y pueden acelerar el daño hepático.
  • También debe limitar el uso de alcohol, ya que también acelera la progresión de la enfermedad. Una bebida alcohólica ocasional puede estar bien, pero consulte primero con su médico.

Prevención de la hepatitis C

  • La única forma de prevenir la hepatitis C es evitar entrar en contacto con la sangre de una persona infectada.
  • Tenga siempre relaciones sexuales seguras, utilizando preservativo.
  • No comparta artículos de cuidado personal, como hojas de afeitar o cepillos de dientes, y mucho menos jeringas.
  • Si es un trabajador de cuidado de la salud, siga las prácticas de seguridad estándar de su lugar de trabajo.
Seguinos en Facebook

revista