Hacia una vejez plena...

... (Parte II) - Dr. Santiago Giralt - Especialista en Gerontología y Geriatría »

Dr. Santiago Giralt - Especialista en Gerontología y Geriatría

El envejecimiento activo es un concepto definido por la OMS como el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad, con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen. Se aplica tanto a individuos como a grupos de población.

Permite a las personas realizar su potencial de bienestar físico, social y mental a lo largo de todo su ciclo vital y participar en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades, mientras que les proporciona la protección, la seguridad y cuidados adecuados cuando necesitan asistencia.

El envejecimiento activo tiene 4 pilares:

1. Salud: Abarca buena funcionalidad física y mental (podemos usar nuestro cuerpo y nuestra mente sin limitaciones); independencia para las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (uno es capaz de asearse, vestirse, comer, llamar por teléfono, comprar cosas, manejar electrodomésticos sin ayuda); actividad física acorde a la edad; actividades recreativas y de ocio (la persona puede tener sus actividades de placer); prevenir la enfermedad y la promoción de hábitos saludables.

2. Participación en la sociedad: El adulto mayor tiene un rol preponderante en la familia, es considerado y tenido en cuenta; el rol de los abuelos es fundamental; se relaciona con amistades de su misma edad; realiza voluntariado o actividades remuneradas; participa en actividades culturales, políticas y sociales; tiene un compromiso con la comunidad y en la propia familia.

3. Seguridad: Tiene la protección adecuada frente a situaciones de riesgo o necesidad; posee seguridad en las prestaciones económicas y sanitarias; tiene acceso a los servicios.

4. Aprendizaje durante toda la vida: Requisito fundamental para el envejecimiento activo, realizar actividades educativas y de formación a lo largo de toda la vida (hasta el último día).

El envejecimiento exitoso Hacia una vejez plena... (Parte II)

Fue definido por los adultos mayores como: “mantener la mejor salud posible y la capacidad de cuidar de mí mismo hasta cerca de la muerte, lo que significa funcionalidad e independencia; estar activo físicamente; tener buena genética; tener una sensación satisfactoria de la persona y la vida la mayor parte del tiempo, sin reproches ni resentimientos; tener familia y amigos, continuar interesado en el mundo y las personas; participación y apoyo social; capacidad para escoger e influir en el envejecimiento de acuerdo con los valores individuales; satisfacer necesidades y algunos deseos o caprichos; no sentir soledad ni aislamiento; no dejar de aprender y trabajar; aceptar el hecho de que no se vive para siempre; estar satisfecho con las relaciones personales; tener mínimos problemas de audición o ninguno; no fumar”.

Todo lo mencionado en el párrafo anterior fue descrito en dos estudios donde se preguntó a los adultos mayores qué era para ellos el envejecimiento exitoso, y esas fueron sus respuestas. Vejez y enfermedad son 2 situaciones muy comunes, pero no iguales. La vejez es solo una etapa de la vida, no sinónimo de enfermedad.

La relación intergeneracional es fundamental. Se hace imprescindible integrar la inocencia de un niño, la energía y el coraje de los más jóvenes, con la serenidad y la sabiduría de los mayores, evitando que cada generación sea un gueto.

Es importante construir entre todos un tejido asociativo fuerte, que mediante la crítica constructiva, trabaje por una sociedad en la que los derechos humanos estén garantizados. Debemos eliminar el arcaico concepto de que el adulto mayor es un hombre viejo y enfermo, es una etapa de la vida con disminución de las capacidades físicas pero no necesariamente de enfermedades. Puede ser una persona activa, exitosa, independiente.

Atendiendo todo lo expuesto, la vejez plena, es una vejez a la que todos aspiramos y quisiéramos llegar cuando nos lleguen los años. La vejez plena es aquella donde la persona es totalmente independiente para sus actividades diarias, cuenta con un círculo cercano de personas con las que se relaciona diariamente, entre las que se destacan familia y amigos cercanos, aporta algo a la sociedad y tiene al final del día un sentimiento de felicidad y plenitud.

Este sueño es posible sólo si empezamos a construir ese futuro desde ahora: haciendo ejercicio, alimentándonos saludablemente, durmiendo bien, manteniendo la mente activa y realizando los controles periódicos con el médico.

Seguinos en Facebook

revista