Hacia una vejez plena ...

... Dr. Santiago Giralt - Especialista en Gerontología y Geriatría »

Dr. Santiago Giralt - Especialista en Gerontología y Geriatría

Desde que nacemos sabemos que tenemos una “fecha de vencimiento”, un día en el que dejamos de existir en este mundo. Si tenemos la suerte y la gracia, ese día llega luego de una larga y fructífera vida… Y sobretodo, luego de un envejecimiento exitoso, activo y pleno.

El envejecimiento es un proceso de cambios morfofuncionales, es decir, cambios en el cuerpo y en la funcionalidad que se producen en nosotros conforme pasa el tiempo.

Hayflick, define al envejecimiento como: “Proceso estocástico que ocurre después de alcanzar la madurez reproductiva y que deriva de un progresivo incremento en el desorden molecular; tal desorden molecular progresivo (el envejecimiento) incrementa la vulnerabilidad de los hombres a los accidentes”.

Envejecimiento fisiológico

El envejecimiento fisiológico es la consecuencia de un recorrido de la madurez a la vejez. Es un fenómeno biológico, genético, intrínseco, progresivo, universal y declinante, pero que puede ser (y realmente es) influido por causas externas.

Todas estas definiciones médicas nos dicen que el proceso de envejecimiento es algo que ocurre con el paso del tiempo y, sin embargo, puede ser influenciado por causas externas (el estilo de vida, la alimentación, el ejercicio o la falta del mismo, el tabaquismo, el sedentarismo, y una larga lista de etcéteras).

En el año 1987, Rowe y Kahn, médicos geriatras, definieron 3 tipos de envejecimiento: Habitual o normal, Patológico y Exitoso.

Hay muchos factores que influyen en el envejecimiento; están los que no podemos cambiar, como la genética (20-25% de influencia en la edad de fallecimiento), el sexo, la raza; y los que podemos cambiar o modificar, como los socioeconómicos, hábitos y estilo de vida anómalos (sedentarismo, consumo de tabaco, exceso de alcohol, dietas desequilibradas, falta de relaciones sociales, trabajo en ambiente estresante). La suma de todos estos factores determina cómo llegamos a la vejez.

El envejecimiento en sí, inicia a los 30 años, cuando todos los órganos y sistemas van dejando de funcionar 1% por año. A los 60 años, tanto nuestros pulmones, riñones y demás órganos, funcionan ya a un 30% menos.

hacia una vejez plena Mitos

La vejez tiene varios mitos: “el envejecimiento inicia a los 65 años”; “la vejez es una enfermedad”; “la vejez siempre supone un deterioro mental”; “los ancianos son impotentes”; “nada se puede hacer para modificar el envejecimiento”; “los viejos del futuro tendrán los mismos problemas que los viejos de hoy”, entre otros tantos, que no hacen más que estar bastante alejados de la verdad.


Verdades:
  • La buena salud en edades tempranas, es importante como un precursor de buena salud en la vejez. La calidad de vida en la vejez, depende de factores biomédicos, socioeconómicos y culturales, a lo largo de toda la vida.
  • En nuestro país se da un envejecimiento poblacional progresivo (cada vez hay más adultos mayores).
  • En el año 2015, el 10,1% de la población tenía más de 60 años, para el 2050 el 21,3% tendrá más de 60 años y para el año 2100 el 41,8% (4 de cada 10 personas) tendrá más de 60 años.
  • La edad avanzada, rara vez llega sola, habitualmente se acompaña de: fragilidad, enfermedades, riesgo de aislamiento social y dificultades económicas (sobre todo en nuestro país y en latinoamérica en general, no así en países europeos y norteamérica).
Las diferencias entre organismos jóvenes y envejecidos se pueden enumerar así:
  • Disminución de la capacidad de reserva funcional.
  • Enlentecimiento de las funciones fisiológicas.
  • Enlentecimiento en las funciones adaptativas.
  • Tendencia a la rigidez.
  • Aplanamiento de los ritmos (todo se vuelve más lento).
Seguinos en Facebook

revista