Gases intestinales ...

... (Parte I) - Lic. Fátima Rojas Villanueva – Nutricionista »

Lic. Fátima Rojas Villanueva – Nutricionista clínica

Los gases pueden ser la causa de algunos dolores abdominales.

Algunas personas sufren de abundantes gases abdominales que expulsan en forma de ventosidades y eructos, y que causan muchas molestias, tanto para la propia persona (dolor abdominal, disconfort, sensación de hinchazón y ruidos de barriga) como en las personas que se encuentran alrededor de los mismos (gases malolientes).

Muchas veces, se producen por hábitos dietéticos que favorecen los gases, otras por comer con prisa, hablar demasiado mientras se come o cenar tarde y acostarse recién cenados. A veces el consumo excesivo de algunos alimentos vegetales (los vegetarianos suelen producirlos más) o de bebidas gaseosas pueden hacer que se produzcan más gases; el estreñimiento puede favorecer la fermentación de los alimentos cuando deberían haber sido ya evacuados y, en algunas ocasiones, el problema es una flora intestinal en malas condiciones, lo que favorece la fermentación de los hidratos de carbono y las malas digestiones.

La sensación de vientre hinchado puede ser síntoma de enfermedades, como el síndrome del intestino irritable, la dispepsia funcional o la enfermedad celíaca.

¿Qué es el meteorismo o la flatulencia?

El meteorismo es la sensación de tener el abdomen hinchado, distendido y lleno. Puede deberse a que existe un aumento real del contenido de gases en el intestino y/o a una sensibilidad personal aumentada a la distensión de la pared intestinal que causa dolor subjetivo (es decir, hay gente más sensible a percibir los gases de forma molesta sin que existan realmente más gases). En este segundo caso, suelen haber otros trastornos funcionales abdominales asociados como la dispepsia funcional o el síndrome del intestino irritable. Cuando la sensación de distensión e hinchazón es en la parte alta del abdomen, en la zona del estómago, suele entrar dentro de lo que llamamos dispepsia, algo un poco diferente a los gases intestinales.

Gases intestinales (Parte I)

El gas del intestino contiene nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, dióxido de carbono y metano. Proviene del aire tragado por un lado y de la producción intestinal por otro.

El aire tragado al comer es el que tenemos en el estómago y se suele eliminar mayormente al eructar, aunque una pequeña parte pasa al intestino.

La mayor parte del gas intestinal se produce por la fermentación de los alimentos en la flora intestinal y se elimina por el ano como ventosidades (pedos), metabolizándolo por las bacterias del colon, una parte por difusión a la sangre y vida ascendente como eructos.

Síntomas de gases intestinales

Los síntomas de los gases suelen ser eructos, ruidos intestinales, excesivas ventosidades (malolientes o no), hinchazón abdominal (a veces obliga a aflojarse la ropa) y a veces dolor. Suelen hacerse más importantes a lo largo del día y, a veces, las molestias son por la noche cuando ocurre la fermentación de los alimentos.

Causas de los gases intestinales - meteorismo

Existen muchas situaciones que pueden ocasionar molestias producidas por los gases intestinales. La mayoría están relacionadas con:

  • Tragar aire inconscientemente (aerofagia) mientras comemos o bebemos (comer con prisas, situaciones estresantes o hablando mucho).
  • Tomar bebidas gasificadas (gaseosas, cerveza, agua con gas...).
  • Comer muchos alimentos que producen gases al digerirse, sobre todo los hidratos de carbono no absorbibles (fibra) presentes en muchos vegetales, pero en especial, las de la familia de las crucíferas (col, coliflor, entre otros), la lechuga y las legumbres.
  • Un cambio brusco de alimentación que produce cambios en la flora intestinal que se tiene que adaptar.
  • Enfermedad celíaca y la intolerancia al gluten no celíaca: La hinchazón abdominal suele ser el síntoma más frecuente de la enfermedad celíaca del adulto, por lo que no está de más descartar su presencia en los pacientes que se quejen de este síntoma.
  • Intolerancia a los FODMAP: Algunas personas digieren mal los FODMAP, es decir. los monodisacáridos y polioles fermentables presentes en grandes cantidades en algunos alimentos, presentando molestias digestivas, sobre todo gases, dolor abdominal y/o diarrea. Es más frecuente en personas con síndrome del intestino irritable.

La toma de antibióticos altera la flora intestinal. Esto puede ser responsable del aumento de los gases intestinales y las ventosidades malolientes después de tomar antibióticos. Estos trastornos de la flora pueden llegar a tardar semanas o meses en recuperarse, aunque se pueden reducir si usamos suplementos de probióticos durante y después de la toma de antibióticos. Otros medicamentos, como los "protectores de estómago", también pueden alterar la digestión normal y la flora intestinal

Seguinos en Facebook

revista