Fijar metas = ...

... Estar motivado - Lic. Sergio Carron – Psicólogo, Senior Coach Ontológico »

Lic. Sergio Carron – Psicólogo, Senior Coach Ontológico

“Muéstrame un empleado de almacén que tenga una meta y te mostraré a un hombre que hará historia. Muéstrame a un hombre sin meta y te mostraré a un empleado de almacén” (Albert Einstein).

Cuando utilizo esta frase, mucha gente me pregunta si lo que quiero decir es que está mal ser un empleado de almacén. Y por supuesto, la respuesta es que no.

No está mal ser un empleado de almacén, no está mal ni bien tener algún trabajo, profesión u oficio.

Este artículo no trata de eso.

Este artículo busca interpelar a esa cualidad que sólo tenemos los seres humanos: trazarnos metas.

Cuando los castores construyen una represa, cuando los horneros construyen su nido, cuando las hormigas construyen su hormiguero con una compleja red de túneles, lo hacen respondiendo u obedeciendo a su instinto. Siempre construirán de la misma manera, salvo que se vean obligados a lo contrario por algún cambio, pero aún esta respuesta es adaptativa.

Fijar metas = Estar motivado

En cambio, el ser humano se plantea metas en su vida, dónde quiere vivir, cómo quiere hacerlo, qué le gustaría lograr en el futuro, qué cambios desea lograr en su vida.

Ponerse metas puede generar motivación

En la mayoría de los casos, cuando una persona se traza metas y objetivos en su vida, se genera un entusiasmo, ve el futuro con posibilidades, tiene un camino a seguir y una línea de llegada para alcanzar.

La motivación

En este punto quiero explicar lo que para mí es la motivación. Es una palabra que está compuesta de otras dos: “motivo” y “acción”, o sea un motivo para accionar, para hacer algo. Es la respuesta a la pregunta “¿por qué hago lo que hago?”

Le pregunto, si está trabajando, ¿por qué se iría a trabajar mañana?... sin importar la respuesta que dé, esa es “su” motivación. No importa que diga por el dinero, por el compromiso, porque me gusta, porque… el “motivo” que tenga para “ir” (acción), es su MOTIVACIÓN.

Por lo tanto, el complemento es: cuando me fijo metas, esto me motiva… pero a la vez, tener motivación, hace que tenga más “ganas” de proyectarme hacia el futuro.

Otro mito: nadie me motiva

En mi empresa no me motivan, mi jefe no me motiva.

Como se habrá dado cuenta, la motivación (su motivo de hacer algo) es personal, no viene de afuera; sino de su interior, de lo que quiera lograr, de sus metas personales y profesionales, de su misión. El entorno puede “incentivarle”, ese incentivo puede estar alineado a su motivación, y eso es fantástico.

Pero no siempre es así.

En ocasiones, su motivación no tiene relación con lo que la empresa le ofrece y aun así está motivado. En ocasiones, la empresa le brinda unos incentivos extraordinarios, mejores a cualquier otro en el mercado, pero como no está motivado, no le cambia, no le motiva más...

Las empresas pueden esforzarse por comprender los “motivadores” de la gente que tienen, e intentar trabajar desde ahí.

Pero lo que le corresponde a usted es identificar qué le motiva y trabajar eso, pero también trazarse metas dentro de un ambiente que no necesariamente sea el ideal. Este artículo no es una invitación a que haga sólo lo que le motiva o le guste.

Es un desafío a motivarse en ambientes adversos, cuando las cosas no son exactamente cómo quiere, y entender que, a veces, desde esa decisión y trazándose metas concretas, puede encontrar satisfacción y motivación.

Piense en un deportista que debe levantarse temprano, hacer dietas rigurosas, renunciar a casi toda la vida social nocturna... y piense en cuántos deportistas abandonan.

Bueno, eso mismo pasa en otros ámbitos, para lograr resultados debemos, en ocasiones, desafiarnos a hacer algo que no es “cómodo” y motivarnos, trazarnos metas, superar ese momento, esa situación, ese ambiente, etc., para alcanzar lo que queremos.

En síntesis, una persona que se traza metas, está más motivada; una persona motivada, tendrá metas claras. Y en ambos casos, para lograr lo que quiere, deberá atravesar tramos desafiantes.

Seguinos en Facebook

revista