Fases de la ...

... colocación de implantes dentales - Dra. Rocío Distéfano – Odontóloga, Esp. en Implantes y Ortodoncia »

La solución definitiva

La reposición de las piezas dentales alcanza hoy en día un alto grado de perfección con la colocación de los implantes, que imitan perfectamente la estructura del diente (raíz y corona) y es, por tanto, la rehabilitación más natural.

Los implantes dentales se fabrican en titanio, un metal noble que presenta, como una de sus principales características, ser bien tolerado por el organismo y tener capacidad de integrarse en el hueso. Como este material es biocompatible, no existe rechazo a los implantes, es decir, no produce ninguna reacción en nuestro organismo. Sin embargo, se pueden perder los implantes si se produce una infección o si se le obliga a soportar más carga de la que deben.

La colocación de un implante dental es un proceso largo y con fases muy diferenciadas. Conocerlas le ayudará a saber qué hacer en cada una de ellas.

  • Fase 1
  • Estudio y planificación: Realización de pruebas para planificar el número de implantes y la zona de colocación más adecuada. También se evalúa la cantidad y calidad de hueso existente. Mediante sofisticados programas informáticos, se simula la colocación del implante con la inclinación y la dirección más correctas.

    Colocación del implante:Se trata de una intervención ambulatoria, generalmente con anestesia local, con una duración de unos 10 minutos por diente. La intervención no es dolorosa y resulta mínimamente invasiva, por lo que el posoperatorio consiste en una ligera inflamación.

  • Fase 2
  • Osteointegración: El implante se integra al hueso, lo que permitirá la colocación posterior de la corona dentaria definitiva.

    Colocación de la corona: Último paso del tratamiento cuyo objetivo es lograr unos dientes lo más parecidos a los naturales, tanto estética como funcionalmente.

Sedación farmacológica como alternativa al dolor

Fases de la colocación de implantes dentales

El objetivo de la sedación reside en hacer más llevaderos los procedimientos dentales de larga duración y más confortable el tratamiento en pacientes con determinadas peculiaridades.

La sedación farmacológica del paciente durante el tratamiento dental está monitorizada durante toda la sesión por un anestesista y una enfermera.

Aunque se trata de un grado de sedación leve, es suficiente para conseguir que la sesión resulte mucho más confortable. Está especialmente indicada para la aplicación de tratamientos largos y en personas que presentan una fobia exagerada al dentista. Así, el paciente conserva los reflejos de la vía aérea y puede seguir las instrucciones del personal que está llevando a cabo el procedimiento.

Su efecto desaparece a los 30-45 minutos tras suspenderse la medicación y el paciente puede ser dado de alta dos horas después de que termine el procedimiento.

En manos experimentadas el porcentaje de éxito se acerca al 100%.

Seguinos en Facebook

revista