Estudio y tratamiento ...

... del dolor - Dra. Graciela Elizeche Almeida - Esp. en Medicina del Dolor y Cuidados Paliativos »

El dolor es una experiencia sensorial (objetiva) y emocional (subjetiva), generalmente desagradable, que pueden experimentar todos aquellos seres vivos que disponen de un sistema nervioso. El dolor tiene una función biológica de protección para el organismo. Avisa que algo no está funcionando bien, que se está produciendo un daño tisular, en la mayoría de los casos.

Dolor agudo

Es leve y pasajero, no durará más que unas horas, días o, en los casos más graves, pocos meses. Se mantiene la función biológica de utilidad, responde bien a los analgésicos comunes, desaparece cuando se cura la lesión y no se acompaña de trastornos emocionales persistentes.

Dolor crónico

Cuando el margen se alarga por encima de los 6 meses. Se pierde la función biológica útil, no responde bien a los analgésicos convencionales, persiste en el tiempo, incluso puede empeorar. Se acompaña de trastornos como la depresión y ansiedad, trastornos del sueño, que pueden crear un círculo vicioso que perpetúa el dolor.
Se clasifica en dolor crónico oncológico (pacientes con cáncer); y no oncológico, que incluyen la mayoría de las afecciones dolorosas crónicas como los dolores de espalda, la migraña, la neuralgia post-herpética, la neuralgia del trigémino, las neuropatías metabólicas, como las diabéticas, etc.

Las neuralgias

Son dolores que se irradian en el trayecto específico de un nervio, como la neuralgia del trigémino, que se irradian por las ramas nerviosas de dicho nervio, la neuralgia post-herpética, las neuralgias en la diabetes.
El equipo multidisciplinario que tratará el problema de dolor como enfermedad, se integra con un especialista en dolor, anestesiólogo, neurocirujano, psiquiatra o psicólogo, neurólogo, oncólogo, paliativista, traumatólogo, rehabilitador, enfermeros, farmacéuticos, etc. Cada uno desde su lugar, atiende los aspectos físicos, emocionales y discapacitantes del trastorno.

Las clínicas del dolor

Estudio y tratamiento del dolor

Son una realidad en casi todos los hospitales generales en los países desarrollados, y en ellas trabajan habitualmente especialistas en anestesiología, rehabilitación, neurocirugía, psicología y psiquiatría, para realizar un abordaje lo más integral posible de un problema complejo.
La misión es brindar alivio no solamente del dolor, sino también el manejo de síntomas asociados, en pacientes con dolores agudos, enfermos quirúrgicos y enfermos oncológicos. Pero, de manera mayoritaria, se atienden dolores crónicos como cefaleas y migrañas, dolor de espalda asociado con el paso de la edad, dolor artrítico, y muchas enfermedades específicas asociadas con el dolor, como diabetes, herpes y algunos tipos de cáncer. Se les proporciona la terapia más adecuada a su molestia, un tratamiento individualizado que produce una mejor calidad de vida.

Los mejores tratamientos

La diversidad de abordajes que se pueden proporcionar al paciente con dolor incluyen: el manejo farmacológico y psicológico, el intervencionista y la rehabilitación.
El tratamiento con fármacos se establece cuidando y alertando de los efectos colaterales o indeseados que puedan ocasionar, de acuerdo a una escalera analgésica según la intensidad.
Los procedimientos invasivos o intervencionistas se reservan para casos seleccionados, como los que no se alivian con los fármacos prescriptos o la terapia física y rehabilitadora. Y cuando se ha descartado en lo posible el factor emocional como elemento preponderante en el empeoramiento o persistencia del dolor.

Seguinos en Facebook

revista