Estreñimiento en niños

Dr. Ursino Barrios

Estreñimiento en niños

Tal como ocurre con los adultos, no todos los niños evacúan del mismo modo, por eso a veces resulta difícil saber si un bebé está o no estreñido, un bebé puede pasar 2 días sin evacuar y no estar estreñido, mientras que otro puede evacuar con relativa frecuencia y sin embargo tener dificultad al evacuar.

De cualquier modo, se define estreñimiento como la disminución en la frecuencia de emisión de heces y más precisamente, cuando la frecuencia de deposiciones es menor de 3 a la semana.

Se debe sospechar que el niño está estreñido cuando:

En un recién nacido tiene evacuaciones firmes y bien formadas menos de 1 vez por día.

A cualquier edad cuando emite el niño heces duras y secas, acompañadas de dolor al evacuar, dolor que desaparece después de una abundante deposición o cuando se ensucia de excrementos entre las deposiciones o cuando hay sangre en las heces y en el ano, acompañando a heces duras.

Puede haber estreñimiento neurogénico, como en el mielomeningocele, parálisis cerebral, enfermedad de Hirschprung (megacolon). Por trastornos endócrinos como en hipotiroidismo, diabetes insípida. Y orgánicas, como en lesiones anales, fisuras y estenosis anal.

  • El diagnóstico puede ser clínico (interrogatorio, antecedentes familiares), por el examen físico buscando en la exploración el abdomen, buscando abombamientos y fecalitos o cuando es de larga evolución, se puede observar presencia de fecalomas, en ocasiones el tacto rectal es muy importante.
  • Estudios: radiografía de abdomen, manometría rectal (medición de las presiones rectales, sólo en niños con estreñimiento severo y en sospecha de megacolon).
  • Tratamiento: es de acuerdo a la afección, pero fundamentalmente consiste en educación acerca de hábitos higiénico-dietéticos adecuados, dieta con alimentos con fibra (zapallos, calabazas, espinaca, acelga, mamón, avenas, panes con fibras), aumentar el consumo diario de agua. En casos graves, es posible que se indique un laxante suave o un enema, no es aconsejable la utilización rutinaria de supositorios de glicerina u otros, que deben guardarse para casos de varios días de no evacuación, otro laxante es el picosulfato de sodio que puede ayudar pero produce mucho dolor.
    Básicamente, insisto en que lo ideal es la educación en la alimentación, dar muchas fibras, frutas y establecer el ritmo defecatorio (horario defecatorio) con los niños y posición al evacuar. En los niños en los que existe aparición súbita de episodios de estreñimiento muy severos, que a veces mancha nada más la ropa interior (encopresis), se debe requerir también la ayuda de un psicólogo.
  • La prevención fundamental en el primer año de vida, es alimentar con pecho materno y evitar las fórmulas, y más aún la leche de vaca entera.
Seguinos en Facebook

revista