Estrategias y hábitos ...

... para enseñar a estudiar a tus hijos - Lic. María Lourdes Agüero – Psicóloga Clínica »

Lic. María Lourdes Agüero – Psicóloga Clínica

Para que los niños y adolescentes aprendan a estudiar de manera eficaz, no solo es necesario enseñarles técnicas, sino también desarrollar una serie de habilidades y hábitos que le permitan arribar a resultados académicos positivos.

Es fundamental que con la confianza se les transmita una mirada optimista acerca de lo que puede lograrse con trabajo y esfuerzo. No es difícil hacerlo, pero requiere de paciencia, humildad y un gran compromiso con los hijos cuando decidimos orientar.

Mas allá de las técnicas de estudio... actitud estratégica

Además de dominar técnicas específicas de estudio, se debe poder discernir en qué momento es necesario utilizar un recurso u otro y con qué anticipación debe empezar a implementarla para que esta sea eficaz. Aquí juega un papel importante la metacognición, es decir, el autoconocimiento del propio funcionamiento cognitivo.

Cuando se prepara para un examen, debe preguntar se a uno mismo:

Antes de empezar a estudiar

  • ¿Me resulta fácil el tema que debo estudiar? ¿Me interesa?
  • ¿Cuánto tiempo voy a necesitar para aprender esto?
  • ¿Cómo voy a hacer para aprenderlo?

Mientras se está estudiando

ESTRATEGIAS Y HÁBITOS PARA ENSEÑAR A ESTUDIAR A TUS HIJOS
  • ¿Entendí lo que acabo de escuchar, leer o escribí?
  • ¿Me sirve lo que estoy haciendo?
  • ¿Necesito pedir ayuda?
  • ¿Estoy prestando atención o necesito un recreo?

Cuando se termina de estudiar

  • ¿Pude estudiar todos los temas?
  • ¿Cuál es el tema que más sé? ¿Y el que menos?
  • ¿Tardé lo que pensaba?

Se recomienda entregar a los chicos esta guía de preguntas impresas y pedirles que la copie o construirla con ellos para que quede un registro escrito para completar. - TRESCA, MARIA 2015

Nuevamente es de mucha utilidad presentarles una guía de preguntas para contestar, luego de que los exámenes hayan sido corregidos por los docentes:

  • ¿Me tomaron lo que estudié?
  • Las respuestas que están mal:
  • ¿No las había estudiado?
  • O... ¿no las recordé en el momento de la prueba?
  • ¿Me alcanzó para aprobar el tiempo de estudio que utilicé?
  • ¿Pude recordar toda la información que había estudiado?

Plantearse este tipo de preguntas favorece y optimiza cualquier proceso de aprendizaje.

Es fundamental guiar a los hijos en conocer a su propio sistema cognitivo para que puedan autogestionar el proceso de estudio; las técnicas y estrategias que queramos que dominen deben ser enseñadas de manera explícita.

Seguinos en Facebook

revista