Qué es la erosión ácida

... Dra. Ana Campuzano – Odontóloga »

El cambio de los hábitos alimentarios en virtud de la ingestión de alimentos y bebidas ácidas, provoca una prevalencia cada vez mayor de erosión ácida dental en la población. Esto es de gran importancia para la salud bucal, ya que causa daños como sensibilidad, dolor, etc.

La erosión ácida se define como la pérdida progresiva e irreversible del tejido dental duro por proceso químico que no tiene acción bacteriana.

Los ácidos responsables de la erosión dental NO son producto del metabolismo de la flora bucal, si no que provienen de la dieta o fuentes intrínsecas.

La erosión dental se clasifica según el origen de estos ácidos en:

Extrínseca. Se produce por la acción de ácidos exógenos, ejemplo:

  • Contaminación o aerosoles en el medio ambiente ocupacional (ácidos industriales).
  • Agua acidificada por cloración de piletas de natación.
  • Medicamentos de administración oral, ejemplo: suplementos de hierro, digestivos para pacientes con aclorhidria, ácido ascórbico (vitamina C) en bebidas dietéticas o tabletas masticables.
  • Ácidos componentes de la dieta como jugo de frutas (las más ácidas incluyen limón, arándano, naranja y manzana), bebidas carbonatadas (gaseosas, incluso opciones “diet”), vino (ya sea tinto, blanco o rosado), frutas cítricas (naranjas, limones y limas).

Intrínseca. Se produce por la acción del jugo gástrico endógeno en contacto con los dientes, durante vómitos, regurgitaciones o reflujos repetidos:

  • Los trastornos alimentarios de origen psicosomático como la anorexia nerviosa y la bulimia son a menudo causas de reflujo y vómitos autoinducidos y podemos decir que las erosiones dentales son las manifestaciones bucales más obvias de estos trastornos.
  • Otras causas de origen sistémico incluyen enfermedades gastrointestinales, disfunciones gástricas, hernias hiatales y duodenales, úlceras pépticas, reflujos gastroesofágicos, embarazo y alcoholismo.

Signos de la erosión ácida

Qué es la erosión ácida

El daño por causa de los ácidos puede causar graves problemas dentales. Es importante identificar los signos en sus etapas iniciales (sensibilidad y decoloración).

Sensibilidad: a medida que el esmalte protector se desgasta, es posible que sienta un dolor punzante cuando consume alimentos o bebidas calientes, frías o dulces.

Decoloración: los dientes pueden volverse cada vez más amarillos a medida que las delgadas capas de esmalte exponen la dentina subyacente.

Dientes redondeados: sus dientes pueden tener una apariencia redondeada o pulida.

Transparencia: sus dientes frontales pueden aparecer levemente translúcidos cerca de los bordes.

Grietas: pueden aparecer grietas pequeñas y secciones ásperas en los bordes de los dientes.

Consejos para reducir los efectos del ácido en su boca:

Alimentos ácidos: Estos alimentos pueden ser parte de una dieta balanceada, pero pueden generar disolución del esmalte dental. No se necesita evitarlos por completo, pero sí procurar consumirlos con menos frecuencia.

Bebidas ácidas: Trate de alternar su consumo con otras menos ácidas. Evite realizar buches. Reduzca el contacto con sus dientes, utilizando un sorbete y terminándose rápido la bebida, en vez de beberla lentamente por mucho tiempo.

Coma en los horarios correspondientes a las comidas: En vez de comer durante todo el día, guarde los alimentos ácidos para las comidas. Esto reducirá el contacto con sus dientes y ayudará a neutralizar los efectos del ácido.

Dígale NO a las burbujas: Cambie las bebidas gasificadas por agua, leche o té.

Espere antes de cepillarse: el ácido debilita su esmalte, entonces cepillarse inmediatamente luego de comer o beber algo con mucha acidez puede ser perjudicial en realidad. Espere al menos media hora.

Seguinos en Facebook

revista