Embarazo después ...

... de la cirugía bariátrica - Dr. Marcelo Lo – Especialista en Cirugía Bariátrica y Metabólica »

En la actualidad la obesidad ha logrado proporciones extraordinarias, donde las altas tasas de obesidad se han asociado a mujeres en todos los rangos etarios, con mayor preocupación por aquellas en la edad reproductiva, lo que hace que un embarazo pueda estar asociado a una mayor tasa de complicaciones.

La obesidad en el embarazo se asocia a enfermedades obstétricas maternas como mayor tasa de abortos, partos prematuros, diabetes gestacional, hipertensión transitoria, preeclampsia, macrosomía, cesárea, hemorragia post parto, complicaciones anestésicas e infección, así como se vincula a complicaciones fetales.

La cirugía bariátrica ha logrado grandes avances y su uso se ha incrementado considerablemente en los últimos tiempos, además es la mejor alternativa para combatir la obesidad, sus comorbilidades y para mejorar la calidad de vida.

El manejo de las pacientes embarazadas post cirugía bariátrica es todo un desafío. El énfasis está puesto en la conformación de equipos multidisciplinarios, integrados por médicos obstetras materno fetales, nutriólogos, endocrinólogos y cirujanos bariátricos. Especialmente importante es el manejo nutricional que requiere incorporar suplementación con vitaminas y oligoelementos. Existe evidencia que alrededor del 40% de los pacientes sometidos a cirugía bariátrica descontinúan la ingesta de estos suplementos, ocasionando alto riesgo de complicaciones derivadas de estados deficitarios, especialmente Vitamina B 12, ácido fólico, hierro y calcio. Por ello, es necesario realizar exámenes de laboratorio precozmente en la gestación, para determinar niveles de hierro, ferritina, transferrina, vitamina B12, calcio y vitamina D.

Recomendaciones:

  • 1000 a 2000 mg de citrato de Calcio más vitamina D (50–150 mcg) diarios.
  • 40 a 65 mg de hierro diario (formas sulfatos).
  • 350 mcg de cobalamina sub lingual diario ó 1000 mcg IM por mes.
  • 4 mg de Acido Fólico diario.
  • 15 mg de Zinc diarios.
  • Exámenes de laboratorio, incluyendo niveles de hierro, ferritina, transferrina, calcio, homocisteína, cobalamina y retinol.
  • Ultrasonido regular para observar curvas de crecimiento fetal.
  • Seguimiento cercano de los cambios de peso durante y después del embarazo.
Embarazo después de la cirugía bariátrica

Existe una heterogenidad de publicaciones y opiniones pero se aprecian ciertas tendencias, que deben ser consideradas con cautela, cuando se evidencia una disminución en la aparición de desórdenes hipertensivos, diabetes gestacional y macrosomía fetal y por otro lado, aumento en la incidencia de recién nacidos pequeños para la edad gestacional y prematuros.

La conclusión de muchos autores es que “los procedimientos bariátricos son seguros, bien tolerados durante el embarazo y sin implicancias negativas para la madre y el recién nacido siempre cuando sea manejado por expertos de un equipo multidisciplinario”.

Seguinos en Facebook

revista