El cáncer de ...

... pulmón - Dr. Edward Bernal - Neumólogo - Oncólogo »

Dr. Edward Bernal - Neumólogo - Oncólogo

El cáncer de pulmón es el tipo de cáncer más mortífero en el mundo. Es la principal causa de muerte por cáncer tanto en hombres y mujeres.

Para tener una idea de su agresividad, a nivel mundial, en un año mueren más personas por cáncer de pulmón que por cáncer de colon, mama y próstata juntos.

¿Qué predispone a este tipo de cáncer?

El factor más importante es el humo del tabaco, al cual se asocia en aproximadamente un 80% de los casos de cáncer de pulmón. Este es un factor de riesgo modificable, es decir, que podemos evitarlo.

Detección

No hay un método de detección precoz efectivo para esta enfermedad. Cuando hay síntomas generalmente nos encontramos con un caso avanzado, por lo que adquiere aún más importancia la prevención eliminando los factores de riesgo modificables. Al dejar de fumar, con el paso del tiempo disminuye el riesgo de padecer cáncer de pulmón, por lo cual, se aconseja abandonar el hábito tabáquico lo antes posible, para ello actualmente existe medicación para aumentar las posibilidades de éxito en el propósito de dejar de fumar.

Síntomas

Entre los más frecuentes está: la tos (puede ser seca, con flema o sangre), pérdida de peso, sensación de falta de aire y cambio del tono de voz.

Para realizar el diagnóstico se debe realizar una biopsia, es decir, tomar una muestra de tejido del propio tumor. Los pulmones están dentro del tórax y el tumor puede ubicarse en cualquier lugar de estos, por lo cual, el médico planteará la mejor estrategia posible para la obtención de la muestra.

El cáncer de pulmón Toma de muestra

El método más importante es la fibrobroncoscopia, que consiste en introducir un aparato similar a una pequeña manguera por la nariz o boca, el cual cuenta con una cámara, un canal de trabajo y luz, para ver e ingresar por dentro de los bronquios, localizar al tumor y tomar material. Otro método es la biopsia percutánea guiada por imágenes, que es una punción del tórax con una aguja especial guiada con tomografía o ecografía para tomar material del tumor. Esta muestra, aparte de confirmar la sospecha de cáncer, nos dará información del tipo histológico e incluso de la biología molecular, para clasificar al tumor y predecir la respuesta a los medicamentos. El siguiente paso es estadificar, es decir, clasificar al paciente según el avance de la enfermedad, en estadios que van del I al IV, según variables como el tamaño del tumor, de los ganglios linfáticos y la presencia o ausencia de metástasis.

Tratamiento
  • Cirugía, cuyo objetivo es extirpar completamente el tumor y los ganglios linfáticos cercanos.
  • Quimioterapia, se utilizan drogas para eliminar células cancerosas, generalmente evitando su multiplicación.
  • Radioterapia, usa radiaciones ionizantes para destruir células tumorales.
  • Los cuidados paliativos, cuyo objetivo es brindar una mejor calidad de vida al paciente.
  • La terapia dirigida, un tratamiento que apunta a los genes o proteínas del propio tumor, atacándolo más certeramente
  • Y la inmunoterapia, que reactiva las defensas del paciente haciendo que reconozca al tumor como nocivo.

Estas opciones de tratamiento se pueden realizar de forma aislada, combinada o secuencial y serán elegidos de forma multidisciplinaria, es decir, en consenso con varios médicos de diferentes especialidades, para cada caso en particular, determinando que el tratamiento sea lo más personalizado y efectivo posible en la lucha contra este mal.

Seguinos en Facebook

revista