El abuso sexual infantil

... en el contexto de la violencia intrafamiliar - Lic. Karina Pérez - Psicóloga, Miembro del equipo Técnico de la Unidad Especializada de Lucha contra la Violencia Familiar del Ministerio Público »

Lic. Karina Pérez

Cuando escuchamos hablar de vulnerabilidad, no siempre tenemos presente a la niñez entre los primeros lugares; quizá debido a un sinnúmero de problemáticas actuales que nos aquejan en paralelo o quizá no le demos una debida relevancia como tal, aunque sí nos conmueve saber de niños que han padecido algún tipo de violencia a través de los medios o redes sociales.

Uso de la violencia en la familia

Se torna cada vez más tangible el uso de la violencia de manera habitual en el interior de las familias, sin distinción de estratos sociales, donde los niños no escapan al maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo, que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño (OMS), desde su gestación y a lo largo de su desarrollo. Nuestra sociedad se halla marcada por una cultura patriarcal propiciadora de visibles inequidades que instalan estereotipos y erróneas creencias transgeneracionales traducidas en patrones conductuales y familiares que facilitan, encubren o justifican agresiones hacia las mujeres y las niñas con bastante más frecuencia que hacia los varones, y en tal contexto, la violencia intrafamiliar se hace más notoria con el aumento de las denuncias año tras año, dejando a su paso a niñas y niños inmersos en abusos pocas veces detectados a tiempo, especialmente, aquellos que hieren la dimensión sexual de la persona.

El abuso sexual en niños

Es uno de los tipos de violencia que conmocionan e impactan psicosocialmente a sus víctimas a corto, mediano o largo plazo, hayan sido o no revelados ante la administración de justicia.

De acuerdo a la literatura científica, se estima que las cifras negras superan notoriamente a las cifras oficiales debido a la vergüenza, la culpa y el temor como pilares principales que coartan a quienes lo sufren, lo que no sorprende en ambientes familiares donde prima la voluntad adulta masculina “autoridad y protección” en los acercamientos y contactos indebidos desde los roles de padrastro, padre biológico, abuelos, tíos, etc., vinculados a la complejidad, duración y gravedad de cada vivencia sufrida, de las actitudes de referentes cercanos e incluso de operadores de justicia que hayan intervenido o pudieran intervenir.

Características típicas de los abusos El abuso sexual infantil en el contexto de la violencia intrafamiliar

Es importante la comprensión de las características típicas de los abusos sexuales en niñas y niños, como la presencia del secretismo, los chantajes, la persuasión y las amenazas en las víctimas identificadas por su estado de indefensión, retraimiento, estigmatización, conducta sexualizada, lesiones físicas o embarazo precoz, en ocasiones develados tiempo después de iniciados los eventos abusivos, sean éstos: exposiciones a imágenes de contenido sexual, tocamientos, besos u otros actos considerados incómodos, vergonzosos o dolorosos (coito) para la niña o niño, afectando negativamente su desarrollo evolutivo, ciertamente limitado y carente de cogniciones y vocabularios que hagan comprensibles y menos aún consentida su participación en las circunstancias previamente descritas.

Asimismo, ciertas relaciones familiares y permisividades o desatenciones en los cuidados de las niñas y niños, mantienen oculto lo que sucede en su seno o son detectados accidentalmente por terceros o a través de instituciones que tomaron conocimiento, radicando la denuncia formal y provocando una crisis familiar que obliga a la víctima y a su madre (u otro referente cercano) a retractarse de sus dichos, aumentando así su situación de riesgo y peligro en su integridad.

Finalmente, conforme a nuestro palpable escenario, se hacen urgentes los emprendimientos basados en la prevención a niñas, niños, familia, comunidad, sociedad paraguaya, y de intervenciones inmediatas y sostenidas según las necesidades particulares de cada víctima afectada y su salud integral.

Les debemos a nuestros niños el pleno ejercicio de sus Derechos, pautas asertivas de comunicación, escucha activa y mayor empatía para hacer algo más por ellos donde todos estamos comprometidos.

Seguinos en Facebook

revista