¿Qué es la ...

... drunkorexia? - Lic. Margarita Flores – Mg. En Psicología Clínica »

Anorexia y alcohol, doble riesgo. Detrás de este nombre se esconde un nuevo trastorno o desorden alimenticio, en el que los pacientes tienden a sustituir las calorías de los alimentos por las de las bebidas alcohólicas. Detectarla resulta difícil, ya que este tipo de actitudes varían de un paciente a otro.

¿A QUIÉN AFECTA LA DRUNKOREXIA?

Afecta principalmente a mujeres jóvenes y adolescentes, quienes tienen mie-do a engordar, impulsadas por la importancia que la sociedad actual le da a la delgadez y a la aceptación social que tiene el consumo de bebidas alcohóli-cas, las cuales se relaciona con status y logro del placer. Esta mezcla podría potenciar el aumento de este trastorno. De igual forma, sucede que las ganas de salir de fiesta y reunirse con amigos es cada vez más frecuente y resulta prácticamente imposible que una celebración no incluya alcohol. Y su consu-mo comienza cada vez a edades más tempranas.

LOS SÍNTOMAS SON:

  • Consumo de alcohol. La ingesta de alcohol es desmedida y generalmente se hace a escondidas.
  • Atracones. Debido a la ausencia de calorías para brindarle al cuerpo la sufi-ciente energía para funcionar adecuadamente, suelen tener atracones de comida.
  • Hinchazón de la cara y deterioro físico. Esto es un efecto de la inducción del vómito.
  • Características específicas de la bulimia y anorexia. Las personas que pade-cen de drunkorexia no suelen consumir alimentos delante de las personas, tienen una autoimagen desvalorizada, y tienen miedo al aumento de peso.
  • Pérdida de cabello y problemas dentales. Debido a la ausencia de vitaminas y a la incitación del vómito.
  • Debilidad corporal y mal aspecto de la piel. Debido a la mala alimentación.
  • Conductas de aislamiento social y agresividad.
  • Pérdida de conciencia o desmayos.

¿QUÉ ASPECTOS PSICOLÓGICOS ESTÁN RELACIONADOS A LA DRUNKOREXIA?

¿Qué es la drunkorexia?

Este trastorno es una alteración psicológica y se relaciona con insatisfacción de la imagen corporal, baja autoestima, personalidades obsesivo-compulsivas, con conflicto social con tendencia al aislamiento, conflictos familiares que pueden iniciar o potenciar el trastorno.

Se debe estar atento a los hábitos de alimentación de los hijos, incluyendo el consumo de alcohol, ya que a esta edad pasan más horas fuera del hogar o se aíslan, por lo que la familia es un pilar fundamental para prevenir o atacar a tiempo un trastorno de este tipo. Si se detecta el problema, debe realizarse un tratamiento multidisciplinario conformado por psiquiatra, endocrinólogo, psicó-logo, nutricionista. No es conveniente un tratamiento de profesional único.

Seguinos en Facebook

revista