Diverticulosis y ...

... enfermedad hemorroidal - Lic. Graciela Medina – Coloproctóloga »

A partir de los 40 años de edad, la probabilidad de padecer diverticulosis aumenta aproximadamente cada diez años. Cerca de la mitad de la gente de entre 60 y 80 años de edad, tiene la enfermedad diverticular. Y se estima que más del 50% de las personas mayores de 30 años, tienen hemorroides engrosadas que les producen molestias, lo que se llama padecer de enfermedad hemorroidal.

CAUSAS DE LA DIVERTICULOSIS

No se conoce con certeza por qué se desarrolla la diverticulosis. Algunos expertos creen que la contracción anormal y los espasmos (a consecuencia de lo cual periódicamente aumenta la presión en el colon), serían la causa para la formación de divertículos en zonas débiles de la pared intestinal. Por otro lado, en el desarrollo de la diverticulosis también podría desempeñar alguna función la alimentación con bajo contenido de fibra, presentar un cuadro previo de colon irritable. Además, parece que existe una predisposición genética a la diverticulosis.

SÍNTOMAS DE LA DIVERTICULOSIS

La mayoría de pacientes con diverticulosis no presenta ningún síntoma. Muchos jamás saben que padecen la afección sino hasta cuando se la descubre mediante un examen endoscópico o radiográfico. Si bien la mayoría no presenta síntomas, algunas personas podrían sentir dolor o molestia en la parte inferior izquierda del abdomen, distensión abdominal y/o cambios en los hábitos intestinales.

LAS CAUSAS FRECUENTES DE LA APARICIÓN DE LA ENFERMEDAD HEMORROIDAL SON:

  • Factores hereditarios: si hay antecedentes familiares, existe un mayor riesgo de sufrirlas.
  • Estreñimiento: las heces duras y secas oprimen las venas hemorroidales. La situación contraria, una diarrea excesiva, también puede originar hemorroides a causa de la irritación.
  • Postura inadecuada: permanecer de pie o sentado durante mucho tiempo sin cambiar de posición.
  • Embarazo: es muy frecuente que se presenten durante el embarazo, incluso en mujeres que nunca han padecido este problema con anterioridad. Sucede sobre todo en las últimas semanas, por el aumento de la presión que ejerce el útero sobre las venas hemorroidales, y también durante el parto, debido al esfuerzo.
  • Sobrepeso: el exceso de grasa abdominal también produce presión en las venas ilíacas y hemorroidales.

PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD HEMORROIDAL

Diverticulosis y enfermedad hemorroidal

No puede ser prevenida al 100%, dado que factores congénitos como la debilidad en los tejidos pueden tener un papel importante en su aparición. Existen medidas generales que se pueden seguir para prevenir la aparición de las hemorroides.

  • Una alimentación equilibrada rica en fibra y un hábito intestinal regular son las claves para evitar las hemorroides.
  • El ejercicio regular y suave tienen un efecto positivo.
  • Fundamentalmente se tiene que evitar el esfuerzo durante la defecación, porque esto favorece la aparición de hemorroides.
Seguinos en Facebook

revista