Dificultades de integración ...

... social - Lic. Mario Torres – Psicoanalista »

Una situación de dificultad o conflicto en el ámbito de socialización, influye en el desarrollo social, en la vida cotidiana, pudiendo llegar a situaciones problemáticas en los planos personal, familiar y comunitario. Un niño, para poder desarrollar sus capacidades sociales, previa y paralelamente debe desarrollar el ámbito afectivo, creándose una buena relación con quienes son sus "modelos".

Causas que generan dificultades de integración social

La reprobación o crítica constante a los pequeños puede generarles una verdadera desconfianza en sí mismos y un dolor emocional fuerte, privándoles poco a poco de la espontaneidad para acercarse al mundo y descubrirlo, y aprender a convivir con él, tan sólo porque corren el riesgo de equivocarse o ser rechazados, juzgados o menospreciados.

Manifestaciones de las dificultades de integración

El niño mal integrado está aislado y es objeto del rechazo más o menos explícito de algunos compañeros y de la ignorancia o pasividad de otros. Según su personalidad, acusará esta situación hacia fuera en forma de ansiedad e inquietud, mostrándose irritable, malhumorado e incluso agresivo con quienes son más débiles que él o ella; o hacia dentro, sintiéndose triste y desganado y aislándose él mismo de sus compañeros y familiares. Esta situación repercutirá en su rendimiento escolar y su actividad diaria pudiendo mostrar miedos o resistencia a acudir al colegio o a salir con sus amigos. La soledad es la consecuencia de esta problemática.

El temor infantil y adolescente

La inseguridad y el temor pueden empezar a rebasar ciertos límites, y afectar de modos no positivos, la actitud y disfrute de la vida de los pequeños, provocando no sólo una personalidad reservada o poco participativa, sino afecciones de todo tipo debido a la gran tensión interior que padecen órganos y sistemas cuando el cuerpo está sometido al temor de forma constante y prolongada.

Dificultades de integración y violencia

Dificultades de integración social

Un niño que parece muy confiado pero que abusa de los demás, puede estar sufriendo de una terrible inseguridad o temor, y es necesario no rezagarlo ni discriminarlo o hacerlo sentir culpable por cómo actúa o se comporta, esto sólo fomentará su defensa y no se construirá nada positivo. Si un adulto se acerca a un niño violento con un diálogo amigable, firme y prudente, que estimule su confianza, sin duda puede romper en un momento o poco a poco, la coraza que ha construido el pequeño.

El juego como medio de socialización

El juego es un medio de socialización por los siguientes motivos:

  • Es un elemento de motivación: estar con otros niños y jugar con ellos, motiva a los niños de cualquier edad, incluyendo a los bebés.
  • Se asientan las bases del proceso de adquisición lingüística: la actividad lúdica se convierte en el ámbito facilitador de adaptación al contexto; la habilidad en algún tipo de juego le permite relacionarse con cierta conciencia de competencia y autoestima, que repercute en un clima socializador positivo.
  • Se asume a diferentes roles: la flexibilidad del acto lúdico permite asumir diferentes roles, adaptando el juego a las condiciones que se den.
  • Se asimilan y se comprenden valores: ya sea individualmente y en grupo.
  • Se consolida el concepto de amistad: los amigos son con los que juego, me enfado y vuelvo a jugar, consolidando el concepto de amistad.
  • El juego pues, es un recurso y una metodología adecuada para la integración social.
Seguinos en Facebook

revista