Dietas de mantenimiento

... >> Lic. Adriana Vargas - Nutricionista

En esta época del año empiezo a recibir una oleada de pacientes en busca de diversos objetivos, estar más sanos, tener un peso cómodo, recuperar el peso luego de un embarazo y también llegan los que vienen de algún tratamiento con algún profesional que les daba netamente carnes y verduras. Llegan a mi en busca de la “dieta de mantenimiento” porque ya bajaron lo que querían. O los que nunca pudieron bajar lo que se propusieron por tratarse de planes ilógicos y poco realistas, en los que les prometían que comerían legumbres y otros hidratos una vez que les dieran “el alta”.

Mi pregunta es, ¿en todo el proceso estos profesionales se dedican únicamente a pesarte en cada consulta, te enseñan como evadir los alimentos que te gustan y se limitan a prohibirte alimentos?

Para mi está clarísimo que el objetivo de un profesional de la nutrición, está lejísimos de ello, yo como profesional hago reeducación alimentaria no simplemente dietas que se dividen en fases de descenso y fases de mantenimiento.

Para que tengan en cuenta, algunos puntos fundamentales si están buscando estar más saludables, en un tratamiento nutricional una persona debe:

  • Aprender a lidiar con las comidas que les gusta y no simplemente evadirlas, ya que la restricción y la prohibición aumentan el deseo.
  • Saber gestionar su alimentación en cualquier situación, cumpleaños, fines de semana, merienda con amigos, es fundamental aprender a realizar buenas elecciones en las porciones justas.
  • Debe aprender a armar un menú saludable sin que signifique esto armarse un plan diferenciado al resto de la familia, debería ser todo lo contrario, los cambios de hábitos deben involucrar a todos los integrantes de manera paulatina sin cambios radicales.
  • Si llegó junto a un nutricionista, seguro fue porque estaba cometiendo algunos errores y en el proceso hay que poder identificarlos para que puedan ser modificados.
Dietas de mantenimiento

En el proceso de descenso de peso, los hábitos deben ser modificados para que los kilos perdidos no vuelvan, entonces no se necesitarán dietas de mantenimiento, porque se aprendió todo mientras estaba bajando. No quedan facturas pendientes.

Como profesional esta es mi filosofía: me dedico a la educación alimentaria. No me baso en un método específico ya que cada persona viene con diferentes necesidades, me adapto a cada paciente y les explico los cambios que habría que hacer y porqué. Yo no doy solamente un menú impreso que siempre es lo mismo para todos, le enseño a hacérlo adaptado a sus gustos y costumbres.

Yo no le voy a dar una dieta de mantenimiento, le voy a enseñar a autogestionar su alimentación el resto de su vida.

Seguinos en Facebook

revista