La dieta clean: ...

... 21 días para renacer y perder peso »

El método desintoxicante que causa furor entre las celebrities de todo el mundo se llama Clean y propone una limpieza profunda del organismo para verse y sentirse mejor. Este plan de nutrición recomienda ciertos alimentos que armonizan, regeneran, rejuvenecen y también ayudan a perder peso.

Todo lo que comemos y el ambiente donde nos movemos está cargado de sustancias nocivas que, inevitablemente, el organismo las acumula. Semejante proceso da como consecuencia a largo plazo problemas de todo tipo en la salud, como los intestinales, dolores de cabeza o incluso a nivel estético, quitando brillo en la piel, alergias, arrugas, etc. Es importante para evitar este deterioro, iniciar un cuidado que provenga desde lo más profundo del cuerpo. La alimentación es clave para lograr liberar todas esas toxinas que vamos acumulando.

El equilibrio perdido puede reestablecerse si llevamos una vida sana que implica una dieta específica además del deporte. En este sentido, ha tomado mucha trascendencia la dieta detox “Clean” que propone el reconocido médico uruguayo Alejandro Jurgen, quien es la persona que más siguen las celebrities del mundo gracias a los buenos resultados que han logrado con su método.

CÓMO ES LA DIETA CLEAN

Todo comienza con la visita al médico y los chequeos regulares para saber si estamos aptos para comenzar con este desafío. Luego, una semana antes se deben dejar de consumir los alimentos más complejos para el cuerpo, como aderezos, alcohol, gaseosas, azúcar, miel, chocolate, café, lácteos, huevos, banana, naranja, aguacate, tomate, berenjena, locote, soja, maíz, trigo, avena, mariscos, carne vacuna y embutidos. Por supuesto que los alimentos procesados y altos en sodio también son prohibidos. La idea es evitar los alimentos ácidos y con efectos inflamatorios, e ir por los alcalinos, tomar mucha agua y preferir los productos orgánicos.

A partir de aquí comienza el plan de 21 días, en los cuales, dos veces por día se ingieren comidas líquidas (batidos, jugos, sopas). Estas dos comidas serán el desayuno y la cena, luego para el almuerzo se pasa a lo sólido y más contundente del día. Para este almuerzo, carnes como el pollo, el pescado fresco, el cordero y los animales de caza, como el pato, son los ideales por su gran valor nutricional y lo livianas que son. Todos siempre acompañado con verduras de estación y frutas después de la comida, para acompañar la depuración.

LA DIETA CLEAN: 21 DÍAS PARA RENACER Y PERDER PESO











Los alimentos permitidos son:
  • Frutas frescas.
  • Leches de arroz, avena, almendras y coco.
  • Arroz integral, mijo, trigo sarraceno, quinoa, amaranto.
  • Lentejas, legumbres, arvejas.
  • Avellanas, nueces, almendras, castañas, semillas de sésamo, calabaza y girasol.
  • Aceites de girasol, oliva prensado en frío, calabaza, sésamo, almendras.
  • Para endulzar: stevia natural.
  • Verduras preferentemente frescas, cocidas al vapor, salteadas, asadas o licuadas.
  • Pollo, pavo, cordero, pescados (atún, sardinas, salmón, truchas).
Los prohibidos:
  • Cremas de verdura, tomate, papa, berenjena, locote.
  • Naranja, pomelo, frutilla, uva, banana.
  • Leche, queso, crema, yogur, manteca.
  • Trigo, maíz, cebada, avena, cuscús y productos elaborados con ellos, como las harinas.
  • Pescado crudo, carne vacuna y de cerdo, embutidos, fiambres, salchichas, mariscos.
  • Productos de soja.
  • Maní, pistachos, nueces de macadamia.
  • Aceites procesados, aderezos para ensaladas, mayonesa.
  • Alcohol, café y cualquier bebida con cafeína, gaseosas, refrescos.
Otros detalles importantes:
  • Se puede tomar mate y té de hierbas, pero no en reemplazo del agua. Para optimizar la depuración hay que orinar al menos 3 veces al día.
  • Deben pasar 12 horas entre la última y la primera comida del día.
  • Realizar ejercicio, ya que las toxinas se eliminan a través de la orina y el sudor (se recomienda yoga y masajes).
  • Descansar, cuando dormimos el cuerpo asimila lo ingerido durante el día entero.
Cómo salir del plan en forma gradual

Realice una comida líquida y dos sólidas durante unos días y luego vuelva a las tres sólidas. Al haber experimentado un cambio interior y exterior, posiblemente no quiera volver a comer de forma inconsciente. Aproveche además para detectar sus detonantes tóxicos: al terminar el programa, su organismo será como una hoja en blanco en la que tendrá la oportunidad de probar cómo le caen los alimentos que no ingirió en esas tres semanas. El consejo es que vuelva a incorporarlos uno a uno, registrando cualquier cambio físico o mental.

Después, hay lineamientos básicos:
  • Comer más alcalinos que ácidos.
  • Disminuir los alimentos que forman mucosidad (lácteos, azúcar, trigo, arroz blanco).
  • Elegir productos orgánicos y frescos.
  • Ingerir al menos el 51% de los alimentos crudos.
  • Incluir fibras, grasas saturadas de buena calidad, probióticos y evitar cualquier cosa con conservantes.
  • Más allá del plato, la idea es mantener la mente en calma y el cuerpo activo.
Contraindicaciones:
  • Embarazo.
  • Período de lactancia.
  • Diabetes tipo 1 y 2.
  • Pacientes con cáncer.
  • Personas con problemas cardíacos que toman medicamentos antiarrítmicos o anticoagulantes.
  • Personas que toman medicamentos anticonvulsivos o necesitan concentraciones sanguíneas estables.
  • Personas que padecen agotamiento (fatiga, cansancio), sin diagnóstico concreto sobre la causa.
  • Personas con enfermedades crónicas o agudas, siempre deben consultar antes con el médico antes de realizar cualquier tipo de modificación a su alimentación.
RECUERDE QUE: La información de este artículo tiene carácter meramente informativo y debe ser utilizada única y estrictamente bajo su propia responsabilidad. Ante cualquier duda consulte siempre con su médico.
Seguinos en Facebook

revista