Diabetes: Un nuevo ...

... desafío, más allá del control de la glucemia - Dr. Atilio Castillo Ruíz – Esp. en Medicina Interna y Diabetología, Pdte. de la Sociedad Paraguaya de Diabetología »

Qué es la Diabetes Mellitus

Es una patología con una alta prevalencia en nuestro país, la misma es de 9,7% en la población entre 18 a 74 años. Se estima que para el 2040 habrá 411 millones de personas con diabetes, implicando un alto gasto en salud, de 55.6 billones de dólares.

Complicaciones en pacientes con diabetes

Los pacientes con diabetes fallecen por complicaciones cardio-cerebrovasculares (infarto agudo de miocardio, accidente cerebrovascular) en su gran mayoría. Un paciente con diagnóstico de diabetes tipo 2 tiene el mismo riesgo de tener un evento coronario (IAM) como el paciente no diabético que ya presentó un cuadro similar. Por lo que desde hace casi 20 años los pacientes con diabetes son considerados como si fuesen pacientes ya con enfermedad cardiovascular.

El tratamiento no farmacológico de la diabetes

Consiste en la educación del paciente y su entorno (familia, lugar de trabajo, compañeros de facultad, etc.), un plan de alimentación adecuado para cada paciente y la programación de actividad física de acuerdo a lo adecuado y el gusto de cada uno, son los pilares del inicio del tratamiento no farmacológico. Los pacientes con diabetes tipo 2 tienen un largo camino que conduce a los eventos cardiovasculares y ellos son factores como por ejemplo: sedentarismo, obesidad, estrés, dislipidemia,etc.

Diabetes: Un nuevo desafío, más allá del control de la glucemia Intervenciones farmacológicas

Las intervenciones farmacológicas que reducen el nivel de la glucemia no mostraron una clara asociación con la reducción del riesgo vascular global. El desarrollo de los nuevos fármacos basados en los defectos fisiopatológicos para el desarrollo de la diabetes tipo 2 está llevando a otros resultados alentadores. Por lo cual, el control de los pacientes con diabetes va más allá del control de la glucemia.


¿Por qué el cambio hacia un nuevo paradigma?

Se realizaron varios estudios tratando de disminuir la glucemia y además disminuir los eventos cardiovasculares con las drogas de uso más frecuentes, como insulinas, metforminas, sulfonilureas y otras con resultados no favorables. Desde ese momento la FDA (Food and Drug Administration) incluyó como requisito que los nuevos fármacos para ser aprobados deberían de pasar el filtro de beneficios cardiovasculares, o por lo menos, no producir efectos negativos en los pacientes.

La evolución en el manejo de los fármacos en pacientes con diabetes tipo 2 fue cambiando desde el 2008, pasando de “cuanto más baja está la glucemia es mejor”, a nuevos criterios de control de la presión arterial, disminución del colesterol LDL, y de la eficacia y seguridad en el desarrollo de eventos cardiovasculares. Entonces nuestro objetivo al tratar al paciente con diabetes, es no sólo disminuir la glucemia, sino reducir el riesgo cardiovascular.

Por eso, los nuevos medicamentos para el tratamiento del paciente con diabetes deben ser eficaces (disminuir la glucemia), seguros (no producir hipoglucemias) y fiables a nivel cardiovascular. El tratamiento es individualizado, basado en el mecanismo de acción del fármaco, su seguridad renal, los efectos secundarios y sobre las demás comorbilidades (hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, dislipidemia, obesidad, etc), la tolerancia y los costos. Por consiguiente, el espectro cardiovascular del paciente con diabetes va desde: los factores de riesgo cardiovascular, síndrome coronarios agudos, accidente cerebrovascular (nuevos y/o antiguos) e insuficiencia cardíaca en sus diferentes niveles.

Los nuevos fármacos

Han demostrado no solo la disminución de la glucemia y el mejor control metabólico, sino también, que son capaces de disminuir las muertes cardiovasculares en pacientes con diabetes tipo 2 y las internaciones por insuficiencia cardíaca, reducir la presencia de pérdidas de proteínas por el riñón, disminuir los nuevos casos de nefropatías asociadas a la diabetes y disminución del ingreso a hemodiálisis. Estos son resultados que con los fármacos clásicos no lo podíamos lograr. Pero también, estos nuevos fármacos son muy útiles en el manejo de la obesidad, produciendo un descenso de peso significativo que se puede mantener en el tiempo.

La hipoglucemia

La hipoglucemia, es tan dañina como el mal control metabólico. Hoy los nuevos fármacos (empagliflozina, liraglutide) y las nuevas insulinas (degludec, glargina U300) producen menos hipoglucemias, siendo más seguras.

Teniendo estas nuevas evidencias, posiblemente en un futuro cercano, al inicio del tratamiento farmacológico de los pacientes con diabetes tipo 2 se deberán evaluar los factores de riesgo cardiovascular, y en base a ello, iniciar la terapéutica más efectiva y segura.

Seguinos en Facebook

revista