Qué cuidados tener...

...con la alimentación de los niños en verano?


Antes que nada la alimentación de los niños debe ser bien equilibrada, adecuada en proteínas, lípidos e hidratos de carbono y con muchos líquidos en la época de calor principalmente. Debemos priorizar el cuidado de los alimentos de los lactantes evitando la contaminación de la leche, tenerla bien refrigerada, y un poco tibia al administrársele, insistir en la alimentación a pecho materno que provee de defensas y que va del productor al consumidor evitando la contaminación.

Las frutas y verduras bien cocidas, así como alimentos cárnicos o pastas no pesadas con poca grasa y bien cocidos son una fuente alimentaria importante. Los jugos de frutas naturales son buena fuente de calorías que llegan al consumidor aún más rápido que el de la fruta sin ser procesada, y asimismo proveen líquidos abundantes. Debe tratar de evitarse consumir alimentos sin ser bien cocidos e higiénicamente mal presentados.

Si se realizan como es costumbre viajes los fines de semana a ciudades vecinas a visitar familiares o de paseo a balnearios, evitar el consumo de las ensaladas de frutas que se venden al costado de la ruta que acumulan todo el polvo, bacterias y contaminantes de los vehículos que circulan por dicha arteria vial.

En caso de viaje, llevar siempre agua mineral o hervida fresca en termos bien tapados por si hubiese necesidad de tomarlos. A los niños mayores aconsejarles no consumir bollos, masas, dulces o tortas expuestos al aire libre que pudieron deteriorarse con el calor imperante y/o contaminarse, así como alimentos preparados con salsas o condimentos que de no estar refrigerados se echan a perder debido al calor (sándwiches con mayonesas, salsas, etcétera). No hacer comidas opíparas o muy abundantes, pues la temperatura elevada favorece la modorra y los males gastrointestinales. Si se sale de viaje tener a mano antieméticos (antivomitivos) y antitérmicos.

Aquellos que practican muchos deportes, consuman alimentos frescos y ricos en calorías, frutas bien peladas, verduras frescas o cocidas, licuados y líquidos abundantes.

DESTAQUE. Evitar en lo posible los malos hábitos de consumir enlatados, embotellados y productos con muchos conservantes para tener un buen fin de semana y pasar un verano agradable y sano.

Seguinos en Facebook

revista