Cuidados de la piel ...

... en los días fríos - Dra. Gizella Hütter - Dermatóloga »

Pasó nuestro caluroso verano, terminaron las vacaciones y ya sentimos el clima más fresco.

Por lo general, en esta época del año la piel se encuentra con las secuelas del sol, el agua y la humedad del verano. Presenta sequedad, manchas producidas por el sol, o ciertas patologías propias del verano como las micosis u otras, que empeoran con la exposición a los rayos UV.

En invierno hay ciertos factores que pueden lesionar la piel: el frío, el viento, los cambios de clima de seco a húmedo, los baños con agua caliente, cambios bruscos de temperatura al pasar de un ambiente con calefacción a uno frío y viceversa.

La piel siente estas agresiones reaccionando de diversas maneras, se reseca lo cual puede llevar al prurito que incita al rascado, lesionándose aún más. En personas alérgicas es común la aparición de lesiones características de eccema atópico, así como el empeoramiento de otras patologías como la psoriasis. La sequedad excesiva también influye en el envejecimiento precoz de la piel.

Cuidados de la piel en los días frios

Siempre insistimos en la protección contra las radiaciones UV en verano; pero ésta debe tomarse como una rutina todo el año. Si bien en invierno estas radiaciones son menos potentes, no dejan de ser dañinas para la piel expuesta.

Consejos prácticos

  • Usar vestimenta adecuada para la temperatura del ambiente. Sobre todo en los niños y en las personas alérgicas evitar el contacto de ropas de lana o de fibra sintética. Preferir siempre las de algodón.
  • El baño debe ser con agua tibia, pero no caliente, y evitar los baños prolongados que resecan la piel.
  • Hay personas de piel más sensible que requerirán sustituir los jabones comunes por los syndet o por aceites de baño.
  • El uso de protectores solares en las áreas de piel expuesta se debe continuar todo el año, no importa si el día es frío, nublado o lluvioso.
  • Sobre todo, luego de cada baño la piel necesita ser hidratada, ésto se conseguirá con el uso de cremas, lociones, emulsiones, geles, que se indicarán por el dermatólogo según el tipo de piel y la zona del cuerpo.
  • Tener en cuenta que ésta es la época ideal para tratamientos como peelings, microdermoabrasión con puntas de diamante, aplicación de ácido hialurónico, tratamientos de arrugas y manchas producidas por el sol.
  • Son comunes las micosis que se pudieron contraer durante los días cálidos, éstas deben ser tratadas por el dermatólogo.

La piel es un órgano extenso y con funciones múltiples, es la primera barrera de protección de nuestro cuerpo. Su cuidado debe ser tenido muy en cuenta durante todo el año, ya que una piel dañada puede ser puerta de entrada para infecciones o derivar en otras patologías.

Seguinos en Facebook

revista