El cuidado del niño ...

... recién nacido - Dra. Marta Gamarra – Pediatra »

Muchas mujeres se ven en ocasiones desconcertadas cuando dan a luz y retornan a sus hogares con el bebé. Algunas reciben apoyo de las abuelas, o algún familiar cercano, pero es el instinto materno el que debe seguirse. Crear un lazo entre la madre y el bebé, ayudará al crecimiento y desarrollo adecuado. Es una etapa donde la mujer descubre su verdadero rol: ser madre.

ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ

Los recién nacidos tienen el estómago muy pequeñito, por lo tanto la cantidad de leche que les cabe es también pequeña. Los intervalos entre las tomas deben ser los que su cuerpo exija. Todos los pediatras recomiendan la lactancia a demanda (salvo excepciones por enfermedad). Muchos bebés regurgitan después de mamar o de tomarse el biberón, es algo normal. Por regla general, solo echan la leche que han tomado de más. No es aconsejable darle nada que no sea leche, como infusiones o preparados que nos hayan dicho que le ayuda a echar los gases.

SUEÑO Y VIGILIA

Para favorecer el hábito del buen dormir es necesario:

  • Tratar de acostarlo cada noche a un mismo horario y mantener un ambiente tranquilo.
  • Acostar al bebé en su cuna cuando esté somnoliento, no dormido, de manera que asocie el dormir con la cama y no con los brazos de sus padres.
  • Cuando necesite cambio de pañal o alimentación en la noche, usar voz suave y movimientos delicados para enseñarle que no es tiempo de diversión.
  • Al despertarse en la noche, antes de volver a conciliar el sueño puede estar incómodo y expresarlo llorando, se debe tratar de tranquilizarlo sin sacarlo de la cuna.
  • Asegurarse de no dejar juguetes que puedan asfixiarlo.

LLANTO

Es su primera forma de comunicación. En la medida en que madre e hijo interactúan, es posible identificar las características del llanto frente a las diferentes necesidades. La intensidad, tono y persistencia es diferente si el niño tiene hambre, está incómodo por pañales sucios, por gases, movimientos intestinales, tal vez quiera ser contenido, esté aburrido o sobreestimulado. En caso de que necesite interactuar con sus padres, puede acogerlo, acunarlo, acariciarlo, hablarle o ponerle música, lo que le permitirá relajarse.

PESO

Los recién nacidos pueden tener diferentes tamaños dentro de los parámetros saludables. Hay varios factores que afectan al peso y estatura del bebé, como: la duración del embarazo, la talla de los padres, dieta de la madre en el embarazo, posibles complicaciones o consumo de sustancias nocivas.

El cuidado del niño recien nacido

Los bebés nacen con cierta cantidad adicional de fluidos, por lo que es normal que bajen algunos gramos cuando esos fluidos se pierden en los primeros días de vida. Se estima que un recién nacido saludable pierde entre un 7% y un 10% del peso que tuvo al nacer, pero debe recobrar ese peso en aproximadamente 2 semanas después del nacimiento.

CONOCIMIENTO ENTRE LA MADRE Y EL BEBÉ

Es muy importante ayudar a las madres a descubrir cómo son sus hijos; cuanto más sepan se sentirán más confiadas en su criterio y descubrirán la plenitud de la maternidad. En ocasiones, puede verse “bombardeada” por consejos de cómo cuidar al bebé. Numerosos consejeros bien intencionados aparecen pero la madre debe sentirse libre, asumir su propia responsabilidad teniendo mucha fe en su capacidad y resolver los problemas siguiendo su instinto. Este comportamiento beneficia al bebé, ya que se siente seguro en las manos de su madre. La mujer no debería sentirse abrumada por esta responsabilidad. Es innato este mecanismo en la mujer y se va perfeccionando con el transcurrir del tiempo.

Seguinos en Facebook

revista