Cuidado con el alcohol ...

... durante las fiestas - Lic. Gloria Melgarejo - Nutricionista

Beber en exceso puede causar serios problemas en la salud. Las consecuencias de una borrachera van más allá de una simple resaca, al día siguiente de las fiestas se sienten: mareos, dolor de cabeza, sed, náuseas, vómito y trastornos intestinales. Promete una y otra vez que nunca más tomará hasta que pasan estos síntomas y se olvida de lo sucedido. Si continúa consumiendo alcohol de esta manera va a contraer otros tipos de dolencias.

Fin de año es la época en que se bebe más alcohol. Ya sea en las celebraciones del trabajo, durante salidas con amigos o en las cenas familiares, el consumo de bebidas alcohólicas se multiplica y tras ello las consecuencias para la salud que van más allá de una simple resaca.

Según estudios médicos, el consumo excesivo de alcohol podría dejar en nuestro cuerpo graves trastornos físicos y mentales que pueden ser muy peligrosos e irreversibles. Por ello, durante estas fechas, expertos recomiendan tener prudencia y moderación cuando de beber alcohol se trata.

El alcoholismo

Se le conoce como una “enfermedad dual” porque causa daños tanto físicos como psicológicos. Desde enfermedades y fallas cardíacas, hepáticas, renales y cáncer, hasta demencia, depresión y ansiedad, son muchas las secuelas irreparables que deja el abuso del alcohol. A esto se le suman apoplejías, coma y muerte.
Según estadísticas, cada año mueren cerca de 79.000 personas a causa del uso y abuso del alcohol.

Órganos afectados por beber alcohol crónicamente
  • “La bebida crónica causa que el cerebro se encoja en tamaño, reduzca sus habilidades para realizar algunas funciones y afecta la memoria”.
  • El segundo órgano más afectado por el alcohol es el hígado. Si la persona bebe mucho y por un período largo de 10 a 20 años, puede terminar sufriendo de fibrosis y cirrosis del hígado, que es una seria enfermedad cuyo único tratamiento es un trasplante de ese órgano”
  • El corazón es otro órgano que también se ve afectado. La bebida crónica debilita el músculo del corazón por lo que no puede bombear sangre normalmente, y se va agrandando en tamaño, causando una condición conocida como cardiomiopatía.
  • Otros daños serios pueden ocurrir en el sistema inmunológico, el endocrino y el nervioso. También puede causar osteoporosis porque los huesos se hacen más frágiles y se pueden romper fácilmente. Además, el alcohol está relacionado a varios tipos de cáncer como el de hígado, páncreas, colon, esófago, estómago, laringe, boca y el tracto digestivo.
Consecuencias sociales

Como si fueran pocos todos los riesgos de salud que causa el alcohol, se le agregan consecuencias sociales y de comportamiento como la violencia doméstica, agresión contra desconocidos, accidentes automovilísticos, caídas, relaciones sexuales sin protección, consumo de drogas, suicidios y homicidios.

Personas que no deben consumir alcohol

El alcohol afecta a las personas de forma diferente, por lo que deben consultar con su médico sobre si pueden tomar y cuánto, pero hay gente que no debe tomar del todo: mujeres embarazadas o que están tratando de quedar embarazadas.

Las personas que están tomando medicinas también deben tener mucho cuidado. La mezcla de alcohol con antihistamínicos, antibióticos, tranquilizantes u otras drogas de prescripción, puede ser muy peligrosa.

Enfermedad hereditaria

Aunque pocas personas lo saben, el alcoholismo es una enfermedad hereditaria. Se ha demostrado médicamente que los daños causados por el alcohol dependen de la herencia genética de la persona y si tiene historia familiar de alcoholismo. Si el padre o la madre son alcohólicos, los niños tienen mayor riesgo de ser alcohólicos.

Seguinos en Facebook

revista