Cuidado de los ...

... chicos en internet - Lic. Laura Romero Lévera - Psicologa Clínica »

Lic. Laura Romero Lévera - Psicologa

Desde pequeños, los chicos están expuestos a la pantalla sin medir los riesgos y cuidados que ello implica. En general, se les brindan los dispositivos electrónicos a modo de juguete o “chupete electrónico”, ya que captan fácilmente su atención y los “entretiene”, permitiendo al adulto continuar con sus obligaciones o tareas. Sin embargo, al principio puede generar una sensación de alivio y respiro, pero con el paso del tiempo, el uso que hacen de los mismos empieza a traer otros problemas.

Independientemente de la postura adoptada como padres con respecto a la utilización de las nuevas tecnologías por parte de los niños, estamos inmersos, inevitablemente, en un ecosistema digital que requiere de ciertos recaudos.

Internet es un espacio público, al igual que una plaza o la calle, lo cual conlleva una serie de peligros: exposición a extraños, contenido no adecuado, burlas o discriminación, etc. Por esto, es fundamental que los padres y/o cuidadores acompañen también a los más pequeños en su incursión en el mundo digital, desde una mirada crítica y reflexiva.

Si el niño o la niña se encuentran solos en internet, por más protección y filtros de seguridad que tengan los dispositivos que utilizan, los mismos no están ayudando a resignificar toda esa información que reciben. Al mismo tiempo, es imprescindible regular el tiempo de exposición a las pantallas, así como también seleccionar las aplicaciones y los contenidos apropiados a su edad.

Otro aspecto a tener en cuenta: la sobreexposición de imágenes de los menores

“Oversharing” o “sharenting”, es un fenómeno que consiste en la acción realizada por los padres de publicar imágenes de la vida diaria con sus hijos en las redes sociales. Con el próposito de compartir fotos de los hijos con los amigos y seres queridos, exponen datos sobre los mismos, como gustos, escuela, características de la vivienda, etc. Esta información se hace pública y puede ser utilizada por algunas personas con otros fines. Al mismo tiempo, estas imágenes van creando las primeras huellas digitales de los niños, quienes el día de mañana pueden sentirse incómodos, avergonzados, identificados o no; pero lo claro es que ellos no lo eligieron, por lo cual es necesario tener en cuenta el daño o riesgo potencial que conlleva esta práctica. No se trata de mantenerlos al margen de las redes, sino de poder analizar y reflexionar acerca de lo que publicamos y el alcance que podría tener, sobre todo, cuando involucramos a menores.

Cuidado de los chicos en internet

No debemos olvidar que el niño es sujeto de derecho. Habría que pensar hasta qué punto respetamos realmente su intimidad y privacidad, y de qué manera podría afectarlo o perjudicarlo a futuro aquello que se publica.

Pero no todo es negativo, ya que también encontramos muchos recursos educativos y oportunidades de aprendizaje. Gracias a internet las posibilidades de interacción se amplian de manera extraordinaria, favoreciendo la comunicación inmediata y a bajo costo con las personas de cualquier país, derribando todo tipo de fronteras. La información a la cual se puede acceder es abundante, pero tambien muy variada.

Los chicos de hoy son nativos digitales y están familiarizados con la tecnología, pero considerando todas las cuestiones mencionadas anteriormente, se hace evidente la necesidad y la importancia de tener un adulto responsable que proteja, enseñe y acompañe en la exploración y el uso adecuado de internet. Esto implica también involucrarse en la cultura digital, la cual avanza y cambia muy rápidamente. La comunicación permanente con los hijos permitirá conocer sus inquietudes, dudas e intereses, desde una actitud comprensiva, respetuosa y abierta, más que restrictiva.

Seguinos en Facebook

revista