Cuerpos extraños ...

... en la vía aérea - Dr. Bernardo Sánchez – Pediatra neumólogo »

Cuando nos referimos a un cuerpo extraño en la vía aérea hablamos de la aspiración de cualquier objeto o alimento quedando alojado en el aparato respiratorio, impidiendo su normal funcionamiento.

¿Cuáles son las causas por la que un niño puede aspirar un cuerpo extraño?

La aspiración del cuerpo extraño ocurre de manera accidental, es más frecuente en los niños de 1 a 4 años, a estas edades tienden a introducir los objetos y alimentos más pequeños en la boca ocasionando mayor riesgo de aspirar o ingerir accidentalmente cuerpos extraños. También inciden en este evento la inmadurez de la dentición y la falta de todos los dientes molares, por lo que se dificulta la adecuada masticación de ciertos alimentos, sumado a la aún no apropiada coordinación del sistema neuromuscular que interviene en el proceso de la deglución. En otras ocasiones, se presentan en niños con depresión respiratoria ya sea por intoxicaciones, convulsiones, traumas craneoencefálicos, anestesias, usos de sedantes que disminuyen el reflejo de la tos.

¿Cuáles son los síntomas?

Presenta tos paroxística, dificultad para hablar, náuseas, enrojecimiento de la cara, sensación de sofocamiento y cuando la obstrucción es más completa de la vía aérea presentan cianosis (color azulado de la piel, principalmente alrededor de la boca).

Cuando es un material orgánico (semillas, maní, maíz, almendras, “hueso” de pollo o pescado), en unos días se produce una inflamación muy importante en los bronquios. Cuando son objetos inorgánicos y no obstruyen completamente el bronquio, inicialmente no dan síntomas o son muy leves y suelen ser confundidos como una bronquitis o asma.

Si el objeto es tan grande que obstruye la tráquea produce asfixia y muerte porque el aire no puede entrar a los pulmones. Si el diagnóstico se demora y transcurre el tiempo, el niño puede presentar sintomatología sugerente de complicaciones, como tos, fiebre, tos con sangre, neumonía, abscesos, atelectasias, hemotórax, neumotórax, perforación, infecciones, fístula e incluso la muerte del paciente.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Cuerpos extraños en la vía aérea

Si se sospecha de la aspiración de un cuerpo extraño se debe hacer una radiografía del tórax. Muestra una zona del pulmón mucho más aireado que en otras áreas, se pueden observar además atelectasias en algún segmento pulmonar o eventualmente condensaciones del pulmón. En algunas ocasiones se observan placas radiológicamente normales. Es particularmente importante tener en cuenta la presencia de un cuerpo extraño cuando una neumonía se torna recurrente en un mismo sitio en el pulmón. La laringobroncoscopía es el único método de diagnóstico que certifica el diagnóstico.

Prevención

Hay que evitar que los niños menores de 5 años jueguen con piezas pequeñas; tampoco hay que ofrecer frutos secos u otro alimentos pequeños y redondos. No es aconsejable hacer reír o hablar a un niño cuando está masticando comida.

¿Cuál es el tratamiento?

Todos los cuerpos extraños en el árbol respiratorio se han de extraer por medio de la Broncoscopía rígida, porque permite remover íntegramente el cuerpo extraño y materiales inflamatorios alrededor de la zona afectada para que no produzcan complicaciones.

Cuando el niño aspira un objeto y queda alojado en la garganta empieza a toser con fuerza. Hay que alentarlo a toser ya que probablemente con la tos expulse el objeto hacia fuera. No se deben dar golpes en la espalda ni se debe extraer manualmente a ciegas un cuerpo extraño alojado en la garganta, se corre el riesgo de introducir todavía más el objeto aumentando la obstrucción de la vía aérea. En caso de que sea fácilmente visible, se puede intentar la extracción con el dedo índice a modo de gancho.

Existe una maniobra para expulsar llamada “Maniobra de Heimlich”. Consiste en abrazar al niño por detrás, pasando los brazos por debajo de las axilas y realizando 5 o más compresiones bruscas con las dos manos entrelazadas en la boca del estómago, en dirección ascendente. Si el niño no respira se debe realizar entre los ciclos de maniobras de Heimlich la respiración "boca a boca". Hay que acudir de inmediato a un servicio de urgencias. En los lactantes menores de un año no se puede realizar la maniobra de Heimlich porque podemos lesionar los órganos internos.

En el caso de obstrucción severa con dificultad o ausencia de respiración se debe colocar al bebé boca abajo, con la cabeza más baja que el resto del cuerpo y apoyado en el antebrazo.

El mayor desafío es el diagnóstico rápido para ser referidos a un hospital de especialidad.

Seguinos en Facebook

revista