Cuando decidimos ...

... empezar a adelgazar - Lic. Ingrid Poka-Nutricionista y profesora de gimnasia modeladora »

Las personas que se dietan solas

Llega determinado momento en el cual una persona toma la decisión de adelgazar sin recurrir a ningún médico o nutricionista por falta de tiempo o recursos económicos. Entonces la persona empieza a ayunar, cambia las comidas calóricas por un simple plato de ensalada de verduras, evita la cena y luego una semana baja 2 a 3 kilos.

Llega el momento en que esta persona consigue bajar los 6 kilos deseados y comienza a comer regularmente y, por ende, en determinado tiempo vuelve a recuperar esos kilos perdidos.

Es importante destacar que no es saludable el hecho de subir de peso y adelgazar constantemente; esto afecta de manera negativa a la salud.

Generalmente las personas se resisten a adquirir un compromiso (el nutricionista le controlará una vez por semana y le pedirá explicaciones pertinentes al cumplimento de la dieta), es por ello que se niegan rotundamente a visitar a un profesional que se encargue de confeccionarles una dieta adecuada.

La ayuda del nutricionista

Aunque sea difícil de admitir para muchas personas, cuando de adelgazar se trata es realmente necesaria la ayuda de un nutricionista, pues el paciente decidido a bajar de peso necesitará una guía para poder encaminarse, deberá dialogar para poder aclarar todas sus dudas, intercambiará opiniones con el nutricionista, necesitará de una persona que lo escuche y entienda. Ese diálogo puede ayudar entrañablemente a superar la difícil tarea de comenzar una dieta y adentrarse en ella.

El nutricionista es el encargado de preparar una dieta adecuada a cada persona, de acuerdo a su historial clínico, edad, sexo, estatura, peso, actividad física, gustos y preferencias.

Cuando se trata de bajar de peso, es necesario una persona que controle; este es el motivo que lleva a una persona a consultar con el nutricionista.

Cuando decidimos empezar a adelgazar

En el mercado hay diversas variedades de libros sobre dietas, en los cuales se ofrecen menús hipocalóricos como: desayuno, una taza de té con edulcorante; almuerzo, una ensalada de verduras; merienda, una fruta; y de cena, una taza de té. Este tipo de dieta hace bajar rápidamente de peso porque son prácticamente nulas en calorías, pero al ser tan estrictas y una vez que el individuo llega a su peso anhelado va y come todo cuanto encuentra a su alrededor y es allí donde vuelve a subir de peso nuevamente. Es por este motivo que las dietas de moda hipocalóricas no funcionan.

Existe una diferencia marcada entre el sobrepeso y la obesidad. Ambos trastornos se relacionan con el riesgo de padecer problemas cardíacos, diabetes, hipertensión, arteriosclerosis. Por ello es recomendable ser atendido por un nutricionista para evitar algún tipo de complicación.

Enfrentar el problema

Los problemas psicológicos característicos de personas con sobrepeso u obesidad pueden ser parte del rechazo de acudir a un nutricionista.

La obesidad es una enfermedad autoagresiva.

Lo mejor es enfrentar al problema, pues el individuo con peso de más debe llegar a la raíz de ese aumento de peso, para así poder confeccionarle una dieta con la cual baje kilos que no vuelva a recuperar nunca más.

Desde ya, este camino no es tan sencillo como seguir una dieta leída en un libro o recomendada en una revista de moda, pero es la única solución definitiva.

Seguinos en Facebook

revista