Consejos para que la dieta

... sobreviva a la playa!!! - Lic. Fátima Rojas Villanueva - Nutricionista »

Si bien son muchos los pacientes que han logrado su objetivo de bajar de peso y llegar con peso saludable para el verano, otros tantos se encuentran aún en tratamiento. Las fiestas de fin de año, las despedidas en los lugares de trabajos, colaciones, etc., parecen más una despedida de la comida (¡como si fuera la última vez que se va a comer algún alimento!) que del año en sí. Se exponen a verdaderos banquetes!

Después de este primer tropezón, llegan las tan ansiadas vacaciones; y muchas personas eligen como destino la playa... Esta elección implica, en muchos de los casos, estar sentado o acostado gran parte del día. Algunos concurren temprano a la mañana y hasta las 6-7 de la tarde siguen allí, razón por la cual por lo menos dos comidas principales transcurren en ese ínterin.

Por otro lado, la oferta de comida es constante (panchos, sandwiches, helados cremosos, churros, licuados, waffles, son sólo algunas de las opciones). Ahora bien, ¿es posible que la dieta sobreviva ante semejante situación? La respuesta es: SI!!!!!!, y no es tan complicado... es solo ser constante y organizarse.

Consejos para que la dieta sobreviva a la playa!!!

Primero que nada, debemos darle una vital importancia a la hidratación, sobre todo si nos exponemos al sol o realizamos alguna actividad física (pelota, vóley, trotar o simplemente caminar en la playa). La mejor bebida es el agua mineral (recordar que existen opciones bajas en sodio para las personas hipertensas), sino, tenemos aguas minerales saborizadas, soda y la opción de preparar jugos de frutas naturales (siempre con agua que consideremos segura). No nos podemos olvidar de las infusiones, el café, el té y el mate también están presentes, pero ojo: estas bebidas aumentan la diuresis (eliminación de líquidos), por lo tanto no debemos abusar de ellas si son la única fuente de hidratación elegida.

Otro consejo importante es no saltear comidas, ni pasar más de 3-4 horas sin ingerir alimentos; ya que cuanto más espacio hay entre comidas, más apetito acumulamos y más difícil es decir “NO” a las tentaciones.

Veamos algunas opciones de menús fácilmente adaptables a la rutina en la playa:

Desayunos / Meriendas:

  • Licuados hechos con frutas frescas, agua y edulcorante.
  • Ensalada de frutas sin azúcar (con edulcorante y jugo de naranja o pomelo son una excelente opción).
  • Panes integrales con quesos magros.
  • Galletitas dulces bajas en grasa: vainillas, bay biscuit (porciones moderadas: 2 unidades aportan unas 100-120 kcal).
  • Barras de cereal (tenemos las versiones reducidas en kcal).
  • Yogures descremados (pueden ser con frutas o cereales sin azúcar).

Almuerzos:

  • Ensaladas con vegetales de varios colores, lo ideal sería agregarle algún alimento que contenga proteínas (trocitos de pollo sin piel, clara de huevo, daditos de queso magro). Si va a ser trasladada en recipientes de plástico, no conviene llevarlas condimentada con aderezos, es preferible aderezar en el momento.
  • Sandwich de pan integral, queso magro y vegetales (lechuga, tomate, cebolla, etc.): sí, se puede, pero no todos los días, hay que usar la imaginación!!!
  • Tartas de vegetales: preferentemente hechas con masas integral, unidas sólo con claras. Los vegetales al vapor o hervirlos.

Aprendamos a negociar, los nutricionistas queremos que mejore su alimentación sin sufrir ni que ello implique cargar con una mochilla pesada sobre los hombros. Usemos la imaginación, ES POSIBLE QUE LA DIETA SOBREVIVA A LA PLAYA, es cuestión de tener fuerza de voluntad, imaginación y ganas!!

Seguinos en Facebook

revista