Conociendo más ...

... sobre el lupus - Dra. Sonia Cabrera Villalba - Reumatóloga »

Dra. Sonia Cabrera Villalba

El cuerpo tiene su propio sistema para defenderse de las enfermedades, este sistema recibe el nombre de "sistema inmunitario", pero a veces no funciona como debería. En estos casos, se dice que una persona tiene una enfermedad autoinmunitaria. El lupus forma parte de este tipo de enfermedades.

El lupus eritematoso sistémico (LES)

Es una enfermedad autoinmune sistémica, el cuerpo reacciona contra sí mismo, el sistema inmune ataca a las células y tejidos sanos por error. Puede aparecer a cualquier edad; en general se inicia entre los 15 y 40 años, también puede afectar a niños y ancianos. Es más frecuente en las mujeres.

La causa del lupus

Aún no se sabe cuál es la real causa del lupus. Al igual que ocurre en otras enfermedades autoinmunes, parece claro que algún factor ambiental, por ejemplo, algún virus, actúa sobre personas genéticamente predispuestas, desencadenando la enfermedad. Lo que sí se sabe es que factores externos al sistema inmune, como la exposición a la luz solar, el tabaquismo o las hormonas como los estrógenos, se asocian con la enfermedad y sobre todo con la gravedad de algunas de sus manifestaciones. Es importante destacar que el lupus no se contagia, no se hereda, si bien hay una predisposición genética y no es cancerígeno.

Manifestaciones clínicas

Varían ampliamente, desde síntomas generales como fiebre, anorexia, fatiga, pérdida de peso y síntomas más específicos como caída de cabello, úlceras bucales, sensibilidad al sol. Puede afectar a cualquier órgano del cuerpo, siendo más frecuente el compromiso de la piel, pulmones, riñones, articulaciones, sistema nervioso, aparato cardiovascular, entre otros.

Conociendo más sobre el lupus

El diagnóstico del LES

La práctica clínica diaria se basa en la conjunción de diversas manifestaciones clínicas y hallazgos de laboratorio y/o resultados de biopsias, característicos de la enfermedad. El LES varía en grado e intensidad, existen casos leves, moderados y severos que son más difíciles de tratar y controlar, ocasionando hasta la muerte en algunos casos.



Complicaciones

Está asociado con un aumento en el riesgo de enfermedad cardiovascular (2-3 veces), los pacientes con LES tienen un riesgo de 2-10 veces mayor de infarto, angina de pecho y derrame cerebral, que la población general de la misma edad y sexo, y sobre todo el riesgo es mayor en las mujeres jóvenes.

Por lo que es fundamental el control estricto de los factores de riesgo cardiovascular tradicionales como la hipertensión arterial, la dislipidemia, el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo, entre otros. Además, está demostrado que también influyen la actividad y la duración de la enfermedad, el daño de órganos, principalmente el riñón (nefropatía o nefritis lúpica), por todo esto es prioritario el control riguroso de la enfermedad y de los factores de riesgo.

Tratamientos más utilizados

Se encuentran la hidroxicloroquina, el micofenolato, la azatioprina, el metotrexato, los glucocorticoides, la ciclofosfamida. Además existen las denominadas terapias biológicas, como el Belimumab y el Rituximab, que según la gravedad y el órgano afecto también pueden ser utilizadas.

El lupus es una enfermedad crónica, que hasta el momento no tiene cura, pero la supervivencia ha mejorado significativamente en las últimas décadas, gracias al mejor conocimiento de la enfermedad, al diagnóstico precoz, al seguimiento regular por el reumatólogo y al cumplimiento del tratamiento, por lo que es imperativo acudir a tiempo y regularmente a los controles, seguir el tratamiento indicado, con lo que se puede mantener dormida a la enfermedad y tener una muy buena calidad de vida.

Seguinos en Facebook

revista