Complicaciones ...

... cardiovasculares del síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) - Dr. Luis Montaner – Neumólogo, Esp. en Trastornos respiratorios del sueño – Tel.: 665-068 / (0981) 889-688 »

El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de apneas (ausencia del flujo aéreo) repetitivas durante el sueño. Es poco diagnosticado en nuestro país, pudiendo existir más de quinientas mil personas que lo padezcan.

Las manifestaciones clínicas del SAOS son: ronquidos, pausas respiratorias o ahogos nocturnos observados por un acompañante, sudoración nocturna, somnolencia diurna excesiva y expresada por la tendencia del paciente a dormirse ante diferentes situaciones durante el día, alteraciones en la memoria e irritabilidad. El SAOS presenta múltiples complicaciones que podrían ser prevenidas o mejoradas con un diagnóstico y tratamiento precoz.

Complicaciones cardiovasculares del SAOS

  • Hipertension arterial: Entre el 40% y el 70 % de los pacientes con SAOS tienen hipertensión arterial sistémica (HTA: presión arterial mayor a 140/90 mmHg) lo que significa una prevalencia 4 veces superior a la observada en la población general. Diferentes mecanismos patogénicos explican la asociación de SAOS y HTA, como ser: la hipoxemia intermitente, con la consiguiente activación del sistema nervioso simpático, con aumento en la concentración de catecolaminas y otras hormonas (renina-angiotensina-aldosterona), endotelina, y finalmente vasoconstricción periférica.
  • Insuficiencia cardíaca: La prevalencia de SAOS en pacientes con insuficiencia cardiaca es de un 26%. El mecanismo por el cual el SAOS produce hipertrofia ventricular izquierda y posterior disfunción sistólica es el aumento sostenido de la presión arterial, sobre todo durante el sueño. En cuanto a la disfunción diastólica, estaría relacionada a las desaturaciones nocturnas que ocurren en el SAOS. El síndrome contribuye al empeoramiento de la insuficiencia cardíaca.
  • Accidentes cerebrovasculares: En un estudio se objetivó por resonancia magnética nuclear, un 25% de infartos cerebrales silenciosos en pacientes con SAOS moderado a severo, sugiriendo que el SAOS puede causar daño cerebral precoz y asintomático. En un amplio estudio observacional, se ha corroborado que el SAOS incrementa significativamente el riesgo de accidente cerebrovascular, independientemente de otros factores de riesgo, incluida la hipertensión arterial sistémica.
  • Complicaciones cardiovasculares del síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS)
  • Arritmias cardíacas: Las arritmias nocturnas ocurren en más del 50% de los pacientes con SAOS. Las arritmias más comunes durante el sueño incluyen: taquicardia ventricular no sostenida, paro sinusal, bloqueo A-V de 2° grado y frecuentes extrasístoles ventriculares. Un estudio multicéntrico europeo demostró una prevalencia muy alta de SAOS (59%) en pacientes portadores de marcapasos, por lo que un diagnóstico y tratamiento precoz de este trastorno respiratorio del sueño, evitaría en muchos casos la colocación de marcapasos. Aproximadamente un 50% de los pacientes con fibrilación auricular que requieren cardioversión, presentan SAOS.
    Las arritmias ventriculares (extrasístoles ventriculares) se han reportado en más del 66% de pacientes con SAOS, lo cual es significativamente superior que la prevalencia en población sin SAOS.
  • Cardiopatía isquémica:La prevalencia de SAOS en pacientes con enfermedad coronaria demostró ser más de dos veces superior que en pacientes sin enfermedad coronaria. El SAOS ha sido implicado en la aparición de angina de pecho nocturno.
    En estudios de largo plazo realizados en pacientes con enfermedad coronaria, se observaron claros aumentos de mortalidad y frecuencia de infarto agudo de miocardio en aquellos que padecían de SAOS. Más del 50% de las muertes súbitas de origen cardíaco en pacientes con SAOS, ocurren durante el sueño.
  • Hipertensión pulmonar: La prevalencia de hipertensión pulmonar es de un 17%. Los pacientes con SAOS presentan una reactividad vascular pulmonar aumentada a la hipoxia.
Seguinos en Facebook

revista