Cómo prevenir el ...

... suicidio - Dra. Viviana Riego – Psiquiatra Infanto–Juvenil y de Adultos »

En la actualidad, el suicidio y sus intentos forman parte de uno de los problemas más graves en salud pública. Cada suicidio es una tragedia. Se calcula que cada año se suicidan más de 800.000 personas, y por cada una de ellas se cometen muchos intentos de suicidio. Los efectos sobre las familias, los amigos y las comunidades son terribles y de amplio alcance, aún mucho tiempo después de que un ser querido se haya quitado la vida.

Lamentablemente, el suicidio no suele priorizarse como un importante problema de salud pública y sigue siendo un tabú y el estigma alrededor persiste. Muchas personas no buscan ayuda o quedan solas; y si la buscan, muchos sistemas y servicios de salud no logran proporcionar una ayuda oportuna y eficaz.

Según la OMS el suicidio se encuentra entre las 10 primeras causas de muerte. Entre jóvenes de 15 a 29 años de edad, es la segunda causa principal de muerte a nivel mundial. En Paraguay ocurre en un promedio de 1 suicidio por día.

El suicidio es prevenible

Es una reacción trágica a situaciones de vida estresantes; más trágica aún porque puede prevenirse. Si está pensando en suicidarse o conoce a alguien que esté teniendo sentimientos suicidas, aprenda a identificar los signos de advertencia y a comunicarse para buscar ayuda y tratamiento profesional de inmediato. Puede salvar una vida; la suya o la de otro.

Qué hacer si alguien tiene tendencias suicidas
  • Comience a formular preguntas. Pregúntele a esa persona acerca de sus sentimientos: “¿Cómo estás afrontando lo que ha estado ocurriendo en tu vida?”, “¿a veces sientes ganas de darte por vencido?”, “¿piensas en la muerte?”, “¿piensas en hacerte daño?”, “¿piensas en el suicidio? Escuche lo que tenga que decir y tómelo con seriedad.
    Simplemente hablar con alguien que se preocupa puede marcar una gran diferencia. Si eres un adolescente y ya has hablado con la persona y aún estás preocupado, comparte tus inquietudes con un profesor, un consejero escolar, alguien de la iglesia, de un centro local para jóvenes u otro adulto responsable.
  • Busque señales de alerta, por ejemplo: hacer afirmaciones como «voy a matarme», «quisiera estar muerto» o «desearía no haber nacido». Obtener los medios para atentar contra su propia vida, como comprar un arma o almacenar píldoras. Retraimiento de la vida social.
    Cambios de humor, pasar de estar eufórico a estar profundamente desalentado. Preocuparse por la muerte, por el hecho de morir o por la violencia.
    Sentir desesperanza o impotencia ante una situación. Aumentar el consumo de alcohol o de drogas. Sufrir cambios en la rutina normal, por ejemplo, cambios en la alimentación y en los horarios de sueño. Hacer cosas riesgosas o autodestructivas. Regalar sus pertenencias o dejar sus asuntos en orden cuando no existen motivos lógicos para hacerlo. Despedirse de las personas como si la despedida fuera definitiva. Cambios de personalidad o estar sumamente ansioso o agitado.
  • Ofrezca apoyo: aliente a la persona a buscar tratamiento u ofresca ayuda para buscar asistencia. Aliéntela a comunicarse con usted, escuche atentamente y evite las interrupciones. Sea respetuoso y reconozca los sentimientos de la persona.
    No sea condescendiente ni sentencioso. Nunca prometa mantener en secreto los pensamientos suicidas de una persona. Tranquilícela haciéndole saber que la situación puede mejorar. Aliéntala a evitar el consumo de alcohol y drogas. Si es posible, elimine los elementos potencialmente peligrosos de su casa.
  • Si alguien dice que está pensando en el suicidio o se comporta de una forma que le hace pensar que la persona podría tener pensamientos suicidas, no le quite importancia a la situación ni la ignore. Muchas personas que se suicidan han expresado su intención en algún momento.
Si alguien ha intentado suicidarse
  • No deje sola a la persona.
  • Llame al 911 o al número local de emergencias de inmediato. O bien, si cree que puede hacerlo de forma segura, lleve a la persona a la sala de emergencias del hospital más cercano. En Paraguay los lugares donde tiene atención de psiquiatría 24 horas son el Hospital Neuropsiquiátrico, el Hospital de Clínicas y algunos sanatorios privados.
  • Intente averiguar si está bajo los efectos del alcohol o las drogas.
  • Informe de inmediato a un familiar o amigo.
Cómo prevenir el suicidio Si un amigo o un ser querido habla o se comporta de una manera que le hace pensar que podría intentar suicidarse, no intente manejar la situación por su cuenta. Busque ayuda de un profesional capacitado tan pronto como sea posible. No es responsable de evitar que alguien termine con su vida, pero su intervención puede ayudar a la persona a ver que hay otras opciones disponibles para mantenerse seguro y recibir tratamiento.
Seguinos en Facebook

revista