Cómo mantener ...

... la salud bucal desde la nutrición - Lic. Fátima Rojas- Nutricionista

Lic. Fátima Rojas- Nutricionista

Una buena salud dental es parte de una vida saludable. Necesitamos tener los dientes y las encías saludables para masticar y tragar los alimentos eficazmente, así como para absorber los nutrientes indispensables que nos proporcionan una salud general. De la misma manera, la correcta nutrición y las costumbres de alimentación adecuadas fomentan una buena salud dental.

Las caries y las enfermedades de las encías son comunes hoy en día y se pueden prevenir simplemente mejorando la dieta. La enfermedad de las encías afecta los tejidos blandos que sujetan los dientes y es la mayor causa de pérdida de dientes en adultos.

La dieta y la nutrición son importantes en todas las fases de desarrollo, erupción y conservación de piezas dentales. Una vez que las piezas han aparecido, la dieta y la ingesta de nutrientes siguen influyendo en el desarrollo y mineralización de los dientes, dan potencia y fortaleza al esmalte y también afectan los patrones de erupción de las piezas restantes.

Los efectos locales de la dieta, y en particular de los carbohidratos fermentables, y la frecuencia de las comidas, son los factores que rigen la producción de ácidos orgánicos por parte de bacterias de la boca y la rapidez con que evolucionan las caries. Durante toda la vida, la dieta y la nutrición siguen afectando a los dientes, los huesos y la integridad de la mucosa de la boca, así como la resistencia a las infecciones y la longevidad de las piezas dentales.

¿De qué modo producen caries los alimentos y las bebidas?

Los alimentos y las bebidas que consume entran en contacto con las bacterias que residen en su boca. Estas bacterias se encuentran en una película pegajosa llamada placa bacteriana que se forma sobre los dientes. Las bacterias se sirven de los azúcares y almidones para producir los ácidos que pueden destruir la capa exterior dura de los dientes llamada esmalte. Estos ácidos dañinos pueden atacar el esmalte de los dientes, durante 20 minutos o más, después de comer. Los ataques continuados pueden causar la rotura del esmalte, originándose así las caries. Cuantas más veces coma y cuanto más tiempo permanezcan los alimentos en la boca, mayor será el daño que sufran sus dientes.

Los nutrientes más importantes para tener una buena salud dental:

Las proteínas, son importantes para la formación de los dientes. La desnutrición causa un retraso significativo en la erupción de los dientes de leche y hay estudios que sugieren la existencia de una relación entre la desnutrición temprana y la aparición de caries (los dientes poco desarrollados y bajos en calcio son más vulnerables a las caries)

CÓMO MANTENER LA SALUD BUCAL DESDE LA NUTRICIÓN

El calcio, la vitamina D y el flúor son necesarios para la formación de dientes fuertes durante el proceso de calcificación dental. La falta de vitamina D durante la infancia retrasa la aparición de los dientes de leche y permanentes, y modifica el orden en el que los dientes salen. El flúor disminuye la posibilidad de padecer caries al endurecer el esmalte de los dientes, reduce la capacidad de la bacteria para producir ácido y fomenta la formación mineral.

Las vitaminas C y K, son importantes porque mantienen las encías saludables. La vitamina C mantiene fuerte el tejido de las encías y la vitamina K controla la pérdida de sangre. La falta de vitamina C afecta a las encías y al tejido blando que sujeta los dientes.

La falta de vitamina A, durante la formación de los dientes interfiere con la calcificación dental, y como resultado, el esmalte de los dientes no se desarrolla completamente o se desarrolla pobremente.

La falta de riboflabina, produce la inflamación de la lengua y la inflamación o el agrietado de los labios.

Costumbres alimenticias que afectan la higiene dental

- Alimentos ricos en azúcar o almidón Aunque los niños y los adolescentes necesitan dietas que proporcionen mucha energía, esto no significa que deban tomar durante el día refrescos, gaseosas y meriendas que contengan grandes cantidades de azúcar. Se ha relacionado la existencia de altos niveles de bacteria que causan caries con el consumo de alimentos ricos en azúcar o almidón, como caramelos duros, refrescos, jugos de frutas, galletitas, pasteles, tortas y papas fritas en bolsa. Estos alimentos pueden producir caries porque al reaccionar con la bacteria que hay en los dientes, producen ácidos que corroen el esmalte de los mismos.

- Frecuencia de las comidas Cuanto más frecuentes sean las comidas, mayor es el riesgo de tener caries si no existe un correcto y eficaz cepillado de dientes. Esto es debido a que al comer a menudo se fomenta el crecimiento de la bacteria bucal, lo que a su vez aumenta el nivel de acidez en la cavidad bucal.

Cariogenicidad de los alimentos:

Los alimentos pueden ser:

A. CARIOGÉNICOS:

Son aquellos que contienen carbohidratos fermentables que cuando se ponen en contacto con microorganismos de la cavidad bucal acidifican el ph de la saliva a menos de 5.5, y estimulan el proceso cariogénico.

La cariogenicidad de un alimento varía según:

  • Frecuencia de consumo de carbohidratos fermentables, por ej.: consumir bebidas endulzadas 6 veces por día.
  • Forma del alimento, por ejemplo: caramelos duros.
  • Orden de consumo del alimento: consumir galletitas dulces al final de una comida.
  • Combinación de alimentos: galletitas saladas untadas con jalea o mermeladas.

B. CARIOSTÁTICOS:

Son los alimentos que no contribuyen a la formación de las caries, y no son metabolizados por los microorganismos en la placa dentobacteriana para que disminuya el ph de la saliva a menos de 5.5, en un plazo de 30 minutos: por ejemplo, alimentos proteínicos como huevos, pescado, carnes y aves. También gomas y dulces sin azúcar.

C. ANTICARIOGÉNICOS:

Son los alimentos que impiden que la placa dentobacteriana "reconozca" un alimento acidógeno cuando se consume en primer término (1º. acidógeno y 2º carigénico).

La cariogenicidad también es influida por:

  • Volumen de saliva que produce la persona, depósito de la placa y predisposición genética del huésped a la caries.
  • La composición de los nutrientes contribuye a la capacidad del sustrato para producir ácido y la duración de la exposición a él dentro de la boca.
  • Los productos lácteos, por la capacidad de amortiguamiento propia del calcio y fósforo, son considerados como productos con poca capacidad cariógena.
  • Los quesos, y en particular el cheddar, tienen propiedades anticariógenas y estimulan la aparición de saliva alcalina que aminora el espesor de la placa dentobacteriana y acelera la eliminación del alimento desde la superficie de los dientes.
  • Las nueces, por su contenido en grasa y fibra, son consideradas como alimentos con poco potencial cariógeno
Usted puede luchar contra la caries: comiendo alimentos sanos, practicando una buena higiene bucal, usando pastas dentales y enjuagues bucales con flúor. Al seguir una dieta equilibrada y nutritiva, no solo se beneficia su salud en general, sino su salud bucal en particular.
Seguinos en Facebook

revista