Cómo le puede ...

... enfermar el medio ambiente - Prof. Dr. Ramón Lezcano Torres- Psicobiólogo»

Entre la psicología y la medicina se ha producido una fusión que incluye todos los aspectos de la asistencia sanitaria, incluidos la aparición de la enfermedad, la prevención, el tratamiento y la rehabilitación. Esto refleja un cambio importante en la dirección del enfoque social hacia los aspectos relacionados al bienestar general.

La OMS, ha definido este como “un estado de bienestar completo, físico, mental y social y no solamente la ausencia de la enfermedad o dolencia”.

Esta definición está demostrando que el hombre es una entidad biopsicosocial y se debe actuar en consecuencia para conseguir la salud integral que es sinónimo de bienestar absoluto.

Se debe destacar que en el estudio del hombre, la neurociencia ha aportado muchísimos conocimientos para entender su comportamiento. Lo mismo la bioquímica, la genética, la endocrinología, etc. Pero en la realidad, no se observan los resultados positivos que deberían tenerse en el orden biológico y psicosocial, pues en los resultados de nuestro comportamiento se observan las pérdidas de los grandes valores que se tenían.

Como consecuencia del comportamiento del hombre, asistimos a una lenta pero segura destrucción de nuestro mundo, pues ya se ha destruido la floresta; está envenenada la tierra, el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos ya no tienen los nutrientes naturales que necesitan las personas y, en consecuencia, están abarrotados los hospitales de personas en busca de salud que no encuentran. Para poder vivir o descansar de noche, muchos se drogan con venenos, en formas de pastillas; sigue en aumento la adicción a las drogas menores como alcohol, cigarrillos, y a las drogas mayores como cocaína, etc.

DESTAQUE.- Según datos de la OMS, se calcula que el 24% de la carga de morbilidad mundial y el 23% de todos los fallecimientos pueden atribuirse a factores ambientales.

La salud de una población está directamente relacionada con factores de riesgo como la calidad y saneamiento del agua, calidad de aire de interiores y exteriores, uso de plaguicidas, ambientes seguros de trabajo, entre otros.

¿Cómo influye la contaminación atmosférica en la salud?

La contaminación atmosférica urbana aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como la neumonía, y crónicas, como el cáncer del pulmón y las enfermedades cardiovasculares. Es importante tomar conciencia y evitar los incendios forestales; no quemar los campos y no talar los árboles; la bruma afecta al pulmón y al cerebro de la misma forma porque hay una gran toxicidad en el ambiente, mucho más de lo que podemos tolerar. Otros agentes contaminantes procedentes de la quema de los combustibles fósiles o convencionales pueden afectar el aire, agua y el suelo, así como la vida animal y vegetal. En principio, el humo negro es causado por el exceso de gasoil que ha entrado en los cilindros del motor, que provoca una mala combustión de la mezcla aire-combustible que no puede ser quemada completamente. Este humo negro mezclado con gases tóxicos contamina los pulmones, irrita los ojos y degrada, en particular, el ambiente urbano.

¿Y el agua contaminada?

El agua contaminada destruye el hígado, intoxica totalmente el sistema nervioso. Al destruirse el hígado, el resto del organismo se intoxica, es decir el páncreas, riñones, pulmón. El saneamiento deficiente del líquido vital está relacionado con la transmisión de enfermedades como el cólera, otras diarreas, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Los servicios de agua y saneamiento inexistentes, insuficientes o gestionados de forma inapropiada exponen a la población a riesgos prevenibles para su salud. Hay que cuidar los cauces hídricos y racionalizar el uso del agua. Si no hay agua tratada, hervir el agua antes de tomar para evitar tóxicos.

Cómo le puede enfermar el medio ambiente

Cerebro y alimentación

La mayoría de los problemas de salud mental pueden resolverse, o al menos aliviarse de forma considerable, con una correcta nutrición junto con la guía y el apoyo sicológico adecuados.

En la ciencia de la conducta se sabe que funcionamos de acuerdo a un código genético que determina una conducta no aprendida, como también una conducta que tiene como base el aprendizaje, que surge del diálogo con los factores del medio, que varían según las características del entorno socioecológico.

El Dr. Vladimir Bechterev, fisiólogo y psiquiatra ruso, en el año 1904 demostró científicamente que el buen funcionamiento del cerebro- analizador central- dependía totalmente de la química de la sangre, vale decir que depende totalmente de la nutrición o sea de la ingesta alimenticia.

A luz de esta teoría podemos preguntar:

1-El ser humano, ¿está nutriéndose de acuerdo a su código genético para que su percepción sea normal?.

2-¿Las disfunciones del cerebro son causadas por falta de algunos de los nutrientes esenciales necesarios para nuestro organismo?.

Ambiente e inocuidad de alimentos

Los alimentos insalubres que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer. Los contaminantes orgánicos persistentes son compuestos que se acumulan en el medio ambiente y en el organismo humano. Los ejemplos más conocidos son las dioxinas y los bifenilos policlorados, que son subproductos indeseados de los procesos industriales y de la incineración de desechos. Se hallan en el medio ambiente en todo el mundo y se acumulan en la cadena alimentaria animal. Las dioxinas son compuestos muy tóxicos que pueden causar problemas reproductivos y de desarrollo, dañar el sistema inmunitario, interferir en el funcionamiento hormonal y causar cáncer.

En los últimos 50 años han aparecido sustancias químicas nuevas que se han añadido a los alimentos. Otras 3.000 han sido introducidas en nuestros hogares. Metales pesados como el plomo y el cadmio son tan comunes en el entorno que nos rodea en este siglo, que una persona media tiene en su cuerpo niveles de 700 veces superiores a los de nuestros ancestros. La presencia de estos en los alimentos se debe principalmente a la contaminación del aire, del agua y del suelo. La mayoría de nuestros alimentos se rocían con pesticidas y herbicidas. De hecho, se pueden haber aplicado hasta más de cuatro litros sobre las frutas y las hortalizas consumidas por una persona media a lo largo del año.No todos los manipuladores y consumidores de alimentos entienden la importancia de adoptar prácticas higiénicas básicas al comprar, vender y preparar alimentos para proteger su salud y la de la población en general. Todos podemos contribuir a garantizar que los alimentos sean seguros.

¿Qué son los quelantes naturales?

En grandes cantidades, la toxicidad de metales pesados puede causar numerosos síntomas como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, sudoración, e incluso la muerte. Afortunadamente, el cuerpo humano tiene su propio mecanismo de limpieza en el que utiliza agentes quelantes. Estos agentes se unen a los metales pesados y los arrastran fuera de nuestro organismo.

Los quelantes se encuentran en las frutas: aguacate, mandarina, naranja. En las raíces y hojas verdes, semillas de girasol, sésamo, lino, cebolla y ajo. En lo posible se debe comer diariamente el 80% de alimentos en crudo como ser: ensaladas, frutas, para levantar el aspecto inmunológico de la persona (las defensas). También hay quelantes en el omega 3 y 6 de las semillas mencionadas.

DESTAQUE.- Deben tomarse medidas urgentes en sectores como la energía, el transporte, la agricultura y la industria, en colaboración con el sector sanitario, a fin de combatir las causas ambientales básicas de los problemas de salud.

El estrés

Se debe tomar conciencia de que nuestro cuerpo debe ser cuidado y es influenciable por lo que le rodea. A más tecnología y avances, más se pierde el valor esencial de lo simple pero primordial, el cuidado de nosotros mismos, la atención a lo que consumimos, el ambiente en que nos movemos, ya que también puede afectar nuestra mente. En estos tiempos en que todo sucede tan rápido y las exigencias afectan nuestro estado de ánimo, el estrés puede provocar estados anímicos que podrían conllevar afecciones físicas que no se deben de ignorar. Por lo que se deben prácticar métodos de control y manejo del estrés, y enseñarselos a nuestros hijos.

Concluyendo podemos decir que la conducta humana, es policausal. Pero se debe prestar más atención al comportamiento que se tiene, ver si contribuimos a la destrucción o preservación de nuestro medio, y por ende, de nuestra salud.

5 pasos para un hogar saludable

El hogar es el sitio más importante de nuestra vida diaria, en él compartimos momentos de descanso, relajación, trabajo y de convivencia, cualidades que forman a una familia sana. Por ello es esencial mantenerlo en óptimas condiciones, a través de buenos hábitos.

Algunas recomendaciones para mejorar la calidad de vida en su entorno cotidiano, y con ello formar una familia sana y preservar el medio ambiente. Para que goce de estos beneficios, le damos los siguientes cinco pasos:

  • Cuide el agua: Evite lavar la vereda o coche con mangueras y reutilice el agua de la lavadora para lavar el patio o llenar el tanque del escusado.
  • Libre de insectos: La fauna nociva como las arañas, mosquitos de malaria o dengue, cucarachas y chinches ponen en riesgo la salud de los habitantes de una casa, así que haga una limpieza adecuada de su hogar, selle las ranuras en ventanas, evite acumular materiales en desuso y utilice trampas pegajosas.
  • Aire limpio: Muchas veces las personas se exponen a contaminantes derivados de la quema de biocombustibles para satisfacer sus necesidades de preparación de alimentos, por lo que se recomienda mantener una adecuada ventilación de su hogar. Asegúrese que no tenga fugas de gas y no fume en lugares cerrados.
  • Reduzca la energía: En prácticamente todas las actividades que realizamos en nuestro hogar, consumimos algún tipo de energía, por lo que es importante aprender a utilizarla de forma eficiente. Revise que su instalación eléctrica esté libre de humedad y de roedores; sustituya los focos incandescentes por ahorradores.
  • Modere el uso del automóvil: El gasto en gasolina para el coche es sin duda significativo para cualquier presupuesto familiar. Trate de utilizarlo lo menos posible. Procure mantener una velocidad constante. Cambie el filtro de aire periódicamente.

La actitud del hombre ante la naturaleza debe cambiar; hay que educar a la sociedad para no agredirla más.

Seguinos en Facebook

revista